La 'división' de Enlace agita la distribución del libro

El sector de la distribución es el único eslabón de la cadena del libro que parece impasible ante la vorágine. Un exceso de empresas, elevado porcentaje en el coste final de un libro y falta de especialización resumen sus males. La división en dos empresas de una histórica como Distribuciones de Enlace (fundada en 1970, pero desde 1987 con Edicions 62 como socio mayoritario) tras la entrada de Planeta y Enciclopèdia Catalana en Grup 62 podrían ser la espoleta de un movimiento general en el sector.

Así, la antigua Enlace dará pie, en febrero, a dos distribuidoras. Por un lado, Enlaces Editoriales, formada por los sellos en castellano más exquisitos de Planeta (Crítica, Ariel, Paidós, Oniro), los del Grup 62 (Península, El Aleph, Salsa Books, Talismán y Luciérnaga), Anagrama (fundadora de Enlace), Alba y Miraguano. "Nuestros libros no son un producto más, tienen nombre y apellido, y un sistema de distribución industrial genérico no les conviene", resume Gonzalo Pontón, fundador de Crítica y consejero delegado de la distribuidora, en la que participa al 50%, junto a Anagrama (25%) y Grup 62 (25%). Una treintena de personas conformarán una empresa que dejará la logística a Logista (participada por Planeta) y se centrará en lo comercial: "Tendremos vendedores educados por nosotros", dice Pontón, que estima que los 50 millones de euros que facturan las editoriales colocará a la distribuidora entre las grandes de España. También avanza que habrá númerus clausus.

Plataforma catalana

La otra hija de Enlace es Àgora Solucions Logístiques, que se encargará, por ahora, de los sellos catalanes de Edicions 62 y los de Enciclopèdia, incluidos aquí sus diccionarios y La Galera (no integrados en Grup 62), así como la línea escolar Text. No están ahí los catalanes de Planeta (Columna, Destino...), que, como mínimo hasta la campaña de Sant Jordi, seguirán con Arc de Berà. Digec (que distribuía a Enciclopèdia) y Enlace mantendrán sus equipos comerciales, lo cual facilita que, de momento, la fusión no repercuta en despidos. Los sellos que editan sólo en castellano podrían marchar de Enlace cuando expiren sus contratos.

Àgora se habría acercado ya a sellos independientes para crear una gran plataforma de distribución en catalán, idea que apoya el Gremio de Libreros. Un portavoz del Departamento de Cultura desmiente que estén detrás: "Actuaremos sólo según lo haga el mercado: si la plataforma es muy unitaria o si cae alguna distribuidora potente de catalán".

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Sobre la firma

Carles Geli

Es periodista de la sección de Cultura en Barcelona, especializado en el sector editorial. Coordina el suplemento ‘Quadern’ del diario. Es coautor de los libros ‘Las tres vidas de Destino’, ‘Mirador, la Catalunya impossible’ y ‘El mundo según Manuel Vázquez Montalbán’. Profesor de periodismo, trabajó en ‘Diari de Barcelona’ y ‘El Periódico’.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS