Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Fomento mantiene el túnel del AVE y lo adjudicará cuando llegue a Sants

La comisión bilateral de hoy no pasará de un principio de acuerdo sobre Cercanías

El Ministerio de Fomento no piensa introducir variación alguna en el trazado del túnel del AVE por Barcelona. Para ello debería haber "consenso" entre las tres administraciones (central, autonómica y local). Y es evidente que lo que hay es acuerdo para que el túnel discurra entre Sants y la Sagrera por el trazado pactado: por las calles de Provença y Mallorca, junto al templo de la Sagrada Familia. Lo que no hará el ministerio es adjudicar el túnel antes de que el AVE llegue a Sants. "Seguimos con el mismo criterio: primero seguridad, luego Cercanías y por fin el AVE. Cuando éste llegue a Barcelona abordaremos la adjudicación. Pero no hay cambios en el trazado", aseguró ayer un portavoz de Fomento. La ministra declinó comentar la noticia y pidió que lo haga "quien se la ha inventado", sin precisar si el dardo iba contra el medio o contra la fuente, presumiblemente un compañero de Gobierno.

Ayer, los trenes produjeron fuertes tensiones en Barcelona. Por una parte estaba las declaraciones de José Luis Rodríguez Zapatero a la cadena SER, donde dijo que el traspaso de Cercanías se cerraría hoy. Por otra, la publicación por El Periódico de Catalunya de una información según la cual Fomento no adjudicaría el túnel del AVE hasta después de las elecciones. El Gobierno catalán reaccionó con esperanza a las declaraciones de Zapatero y con incredulidad respecto a la noticia sobre el túnel. "No hemos hecho nada porque creemos que no es cierto el aplazamiento", afirmaron con la misma frase tanto el Departamento de Política Territorial como el de Presidencia.

El Ayuntamiento de Barcelona sí creyó en el aplazamiento, y el alcalde, Jordi Hereu, y el teniente de alcalde Ramón García Bragado convocaron con urgencia una conferencia de prensa. Luego anularon la presencia del alcalde y más tarde volvieron a rectificar. Hereu y García Bragado mostraron su desconcierto ante la situación y reconocieron que la comunicación con Fomento no funciona. Casi todas sus declaraciones empezaron con un condicional, "si esto es así", sin atreverse ni a creerlo ni a negarlo.

"Si ocurre algo así, supondría una decisión que va en contra de la ciudad de Barcelona y, en consecuencia, del propio alcalde", dijo Hereu. El PSC de Barcelona aprobó ayer una resolución de apoyo a Hereu. En ella pide a Zapatero que dé las instrucciones necesarias para que se adjudiquen de inmediato las obras del túnel.

Fuentes municipales explicaron que cuando preguntan en las reuniones del centro de coordinación de las obras del AVE, la respuesta es "pelotas fuera". Hereu tuvo ayer el apoyo de su su socia de gobierno, Imma Mayol (ICV-EUiA), pero la oposición insistió en que el alcalde se encuentra demasiadas veces fuera de juego.

Mientras, la esperanza se abría paso respecto al traspaso de Cercanías, debido a las declaraciones, deliberadamente ambiguas, de Zapatero. Pese a ello, la reunión preparatoria de la comisión bilateral que se celebra hoy se cerró sin nada. Hoy podría haber "un principio de acuerdo" que desencallase el asunto, aunque el traspaso efectivo "de empresas con una gestión tan compleja" podría demorarse incluso un año y medio, según afirmó el portavoz adjunto del grupo parlamentario socialista en el Parlament, Joan Ferran, quien coincidió con lo que dijeron diversos miembros del Gobierno catalán.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 10 de enero de 2008