Entrevista:CÉSAR BARDAJÍ | Consejero delegado de Renta Corporación

"La crisis golpea, pero nuestro negocio es sólido"

César Bardají fichó por Renta Corporación hace apenas un año, tras dejar la nueva Winterthur fusionada con Axa, cuando todavía no habían descargado los nubarrones que se cernían sobre el sector inmobiliario. El grupo, que tiene como primer accionista a su presidente, Luis Hernández de Cabanyes, ha sido la última empresa del sector en contagiarse de la desconfianza de los inversores. Renta Corporación anunció el lunes, tras una caída en Bolsa del 28% en tres días, que ha reducido casi a la mitad su previsión de beneficios para 2007. En el cuarto trimestre entró en pérdidas por los problemas de sus compradores para financiar operaciones apalabradas.

"Ayer comunicamos esta información al mercado porque nos preocupaba la espiral negativa de la Bolsa, ya que proyectaba dudas sobre nuestro modelo de negocio. La crisis de crédito nos afecta, golpea, pero nuestro modelo de negocio es sólido, nuestra financiación es sólida y ninguno de nuestros accionistas significativos está vendiendo acciones", explicó ayer Bardají en declaraciones a EL PAÍS.

La empresa aparca la transformación de suelo y prioriza los edificios
Renta, con preventas de 200 millones este trimestre, apuesta por crecer fuera

Algunos analistas creen que Renta ha salido a dar la cara tarde. Ayer, las acciones de la empresa volvieron a darse un batacazo, aunque no tan fuerte como el del día anterior. La bajada fue de un 6,33%, frente a la del 9,90% del lunes y la del 13,97% del viernes. Cerró a 10,65 euros. "En nuestro negocio, teníamos que apurar hasta que acabara el año antes de hablar. Dos simples operaciones (dentro y fuera de España) hubieran podido cambiarlo todo", se defiende el consejero delegado, convencido de que "salir ya un 7 de enero con horquillas muy pequeñas de beneficios y ventas no lo hubieran podido hacer muchos". Bardají no precisó qué operaciones quedaron en agua de borrajas.

Renta Corporación dice que inicia el año prudente, pero con confianza. Tiene preventas de activos acordadas por más de 200 millones de euros -la empresa cerrará 2007 con unos ingresos de poco más de 515 millones de euros-, que deberían ejecutarse antes de que acabe el primer trimestre de 2008. La mayoría de ellas son operaciones previstas para 2007 que se han retrasado y "tienen ya fecha para ir al notario". Todas, en Barcelona y en Madrid. Se sabe también que la empresa tiene en venta, aunque aún no ha encontrado comprador, el edificio Tour La Villette en París, por el que espera ingresar unos 140 millones.

París, donde está presente desde 2002, es su principal plaza fuerte en el extranjero y la aceleración del proceso de internacionalización es precisamente uno de los tres pilares de la estrategia que la compañía afinará en el plan que analizará su consejo de administración del 15 de enero. "No descartamos entrar en nuevos mercados, pero queremos aumentar la presencia donde estamos. Manhattan, Londres, Berlín... En 2008, todo el crecimiento de la empresa vendrá del exterior", explicó Bardají, quien avanzó que el plan estratégico no contendrá ninguna previsión de beneficios de 2008. La estimación de ganar 80 millones, tras los menos de 35 de 2007, pasó a la historia.

El segundo pilar consiste en aparcar la tercera línea de negocio de la empresa, la transformación de suelo, "porque la rotación es más lenta que en el caso de los edificios", dijo Bardají. El modelo singular de negocio de Renta Corporación consiste en la compra, la transformación y la venta de edificios. "La elevada rotación de existencias es la clave. Puede ser de seis meses o un año, cuando el ciclo del promotor puede alargarse entre siete y 10 años entre que desarrolla el suelo, edifica y vende", añadió.

La tercera pata será adaptar sus existencias a las nuevas condiciones de mercado. Renta, con problemas para vender activos por las dificultades de financiación de los compradores, lo pondrá también más difícil a la hora de comprar. "Fijaremos derechos de inversión con plazos largos e importes reducidos".

A favor de la empresa juega el hecho de que su financiación no esté condicionada a la cotización ni garantizada por acciones de la empresa. Renta, con cerca de 250 millones de recursos propios, firmó en febrero de 2007 un crédito sindicado de 500 millones. No debe devolver nada hasta 2010. Entre 2010 y 2012, debe pagar 200 en cuotas semestrales. Y en 2012, pagar 300 de golpe. Además, tiene 100 millones en hipotecas y 150 millones más en líneas bilaterales.

El primer ejecutivo de Renta Corporación, César Bardají.
El primer ejecutivo de Renta Corporación, César Bardají.MANUEL ESCALERA

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 08 de enero de 2008.

Archivado En:

Te puede interesar

EmagisterFORMACIÓN CON DESCUENTO

Lo más visto en...

Top 50