Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Mas opta por el moderado Macias como 'número dos' de CiU para el Congreso

El sector soberanista de CDC no logra su objetivo de 'marcar' a Duran Lleida

El 14 de enero es el límite que se dio la ejecutiva de Convergència Democràtica (CDC) para hacer público quién acompañará a Josep Antoni Duran Lleida en el cartel nacionalista para las elecciones generales del 9 de marzo. Los planes de Artur Mas desde el verano pasado eran claros y apuntaban como candidato al senador y ex consejero Pere Macias, candidato del agrado de Duran, así como del sector más moderado de CDC. El próximo lunes se nombrará a Macias número dos de CiU por Madrid. El sector soberanista, por tanto, ha visto frustrados sus sucesivos asaltos para hacerse con este puesto y poder marcar de cerca al líder democristiano, a quien le reprochan demasiada complacencia con los socialistas de Rodríguez Zapatero.

Mas decidirá hoy si Campuzano o Jané ocupan el quinto lugar de la lista

Ni el amago del actual número dos convergente, Felip Puig, ni la autoproclamación del hombre de confianza de Artur Mas, Francesc Homs, han surtido efecto. Incluso algunos sectores soberanistas externos a la actual dirección convergente habían promovido el nombre del diputado en el Congreso Carles Campuzano como tercer hombre en liza.

En la crisis del verano que mantuvieron CDC y Unió, y que cerraron Mas y Duran mano a mano en un hotel de Barcelona, se habló, sin concretar, de que los convergentes facilitarían la candidatura del líder democristiano proporcionando un compañero de viaje convergente a la medida de éste. Pere Macias respondía al perfil adecuado para ocupar este espacio moderado que reclama Duran. Además cuenta con un buen expediente en materia de infraestructuras, cuestión clave en la próxima legislatura, y amplia experiencia en Madrid.

Fuentes nacionalistas señalan que nunca se ha llegado a una batalla abierta entre Puig, Homs y Campuzano contra Pere Macias, sino que han sido los primeros quienes han perdido la pugna antes de iniciarla. Como apuntaba ayer un alto dirigente nacionalista, "han querido correr demasiado y se han estrellado".

Puig fue el primero que apostó por un candidato soberanista para equilibrar el perfil moderado o españolista de Duran Lleida. Después incluso avalóla presencia de Quico Homs en este puesto, presentándose -"por casualidad", dijo- en la asamblea comarcal que le promocionó como candidato. Pero Homs nunca ha sido una opción plausible para la dirección convergente y el mismo parlamentario ahora admite estar ocupado en la tarea de refundar el catalanismo que le encargó Mas.

El nombre de Puig también llegó a sonar para acompañar a Duran Lleida, en un ejercicio de demostración de su fuerza dentro de Convergència y de poder para convencer a Artur Mas de la necesidad de que un soberanista hiciera de contrapeso al líder democristiano. Pero sus deseos también se han visto frustrados; por ahora, porque todavía le queda el congreso de julio, donde pretende medir sus fuerzas con los moderados.

Pero todos los dirigentes consultados han coincidido en lamentar el excesivo ruido mediático que ha provocado este debate entre familias. Una situación que, sobre todo, incomoda a Artur Mas, que prefiere la discreción para dirimir estas disputas.

Otra cuestión es el destino de Carles Campuzano. El diputado en el Congreso quiere repetir tarea y no acepta de momento la oferta de presentarse en la lista del Senado. Los rifirrafes de Campuzano con distintos miembros de la cúpula convergente le han hecho caer ligeramente en desgracia. Pero su amplio apoyo entre las bases convergentes, además del hecho de ser el presidente del consejo nacional de CDC, le convierten en poco menos que intocable. De todas formas, la dirección nacionalista pretende que Campuzano pueda hacer gala de su tirón popular y de su cariz social, pero en la lista del Senado, lejos de Duran.

Si Campuzano consiguiera permanecer en la lista de CiU en el Congreso -probablemente en el quinto lugar, ya que Josep Sánchez Llibre acepta ser el sexto-, quien aparecería en la terna nacionalista para el Senado sería el actual número dos de Duran en Madrid, Jordi Jané. Fuentes convergentes aseguran que los nombres de Campuzano y Jané son intercambiables para Congreso y Senado.

La lista por Barcelona quedaría así: Josep Antoni Duran Lleida en cabeza; le seguirían Pere Macias, de número tres la convergente Mercè Pigem, seguida por la ex diputada Imma Riera. La quinta posición la decidirá hoy Mas tras reunirse con Jané y Campuzano.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 8 de enero de 2008