Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:TALENTOS

Dibujos que cuentan historias

La ilustradora Sonia Pulido publica su segundo libro, 'Cromos de Luxe'

La chica de pelo verde y delantal coqueto, con la mandíbula desencajada en un grito mudo, mira el ojo gigante que sale de una lata de guisantes marca Life. El sutil guiño a las sorpresas que depara la vida ilustra la portada de Cromos de Luxe (Monográfico.net), el último libro de Sonia Pulido, ilustradora, autora de cómics y grabadora, especializada en estampación, aunque ella prefiere definirse dibujante a secas.

"No me gustan las etiquetas. Además, como yo lo planteo, no hay diferencia entre las diversas facetas de la profesión. Todo mi trabajo surge de una narración. Aunque sea un encargo de una sola imagen, me gusta que albergue la secuencia de una historia", explica Pulido, nacida en Barcelona hace 34 años. En Cromos de Luxe, un recopilatorio de viñetas, mitad inéditas y mitad publicadas en diarios y revistas, el proceso de creación ha sido exactamente inverso al habitual. "Normalmente, primero viene el texto y luego la ilustración, pero en este caso yo le pasaba los dibujos a Peio Riaño, tal y como surgían, y él escribía los textos", cuenta.

No fue así para su primer trabajo, Puede que esta vez (Sins Entido), una novela gráfica en blanco y negro, inspirada en la canción Maybe this time de Cabaret, con textos de Xavi Doménech, escritor y propietario de Arkham, una histórica tienda barcelonesa de cómics. "Hasta entonces había hecho siempre historietas cortas y autoconclusivas, con mi propio guión, y tenía ganas de medirme con un relato más largo. Aunque tampoco fue un proceso completamente convencional, porque textos e imágenes surgieron de forma paralela", explica Pulido, quien suele complementar la narración incluyendo en sus dibujos breves textos. "Me gusta jugar con las letras, finalmente no dejan de ser signos". Puede que esta vez cuenta la historia de una chica y su evolución, a través de pequeñas escenas cómicas, que esbozan situaciones, pensamientos, encuentros y desencuentros. "La protagonista no tiene características marcadas, es un personaje abierto, con el cual el lector puede identificarse rápidamente". La estética de la década de 1950, las referencias cinematográficas, el colorido de las películas de Bollywood, la iconografía medieval, la simbología y la lección de autores de cómic como Lorenzo Mattotti, Carlos Nine y Alberto Breccia, se mezclan en dibujos que surgen de la sinergia entre el ordenador y técnicas diversas: collage, pintura, transferencia...

Se ha atrevido incluso con la Chica Invisible, que ha dibujado para la reinterpretación del primer número de Los Cuatro Fantásticos, realizado por Stan Lee y Jack Kirby en 1961, en la que participaron una treintena de autores españoles y ahora está sumergida en la creación de su segundo cómic, más largo y en color, con guión de Pere Joan, coeditor con Max del tebeo alternativo Nosotros Somos Los Muertos. "Estoy luchando para que el color salga airoso, para que se convierta en un recurso narrativo más y no sirva como decoración de estampitas".

En su búsqueda de nuevos territorios ha recalado en Internet, donde ofrece su visión del mundo desde el blog El diario visual de Sonia Pulido (http://soniapulido.blogspot.com), que inauguró en julio de 2006 con una ilustración del Increíble Sr. Lágrima, creada para la exposición colectiva 100% Freak Show, en el Centro de Arte Caja de Burgos. Como la chica con la coraza de pipa de calabaza de uno de sus cromos, también ella es "salada para quien sabe mirarla, amarga para quien no le presta atención".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 2008