Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Mei Ushiyama, pionera de la cosmética japonesa

Popularizó los "alimentos saludables" en Tokio

La pionera en la industria de la cosmética y de los salones de belleza en Japón, Mei Ushiyama, quien popularizó los "alimentos sanos" e hizo de la pequeña empresa familiar Hollywood Cosmetics una gran firma, murió de un fallo cardiaco a los 96 años el pasado diciembre en un hospital de Tokio. En su calidad de presidenta del grupo Hollywood Cosmetics, Ushiyama era líder en la industria de la belleza en Japón, donde tenía la Escuela Superior de Moda y Belleza.

Nacida en 1911 en la prefectura japonesa de Yamaguchi, Ushiyama, cuyo nombre real era Masako, estudió en una escuela de belleza de Hollywood (California). En 1939, se casó con Kyoto Ushiyama, fundador de Hollywood Cosmetics, y poco después comenzó a trabajar como propietaria de un salón de belleza, oficio en el que siguió hasta haber cumplido más de 90 años.

Tras el fin de la II Guerra Mundial, estudió tecnología de la belleza en EE UU y en Francia, y posteriormente inició su etapa como elaboradora de cosméticos, como el Paquete Enzimas de Hollywood, que se convirtió en el producto insignia de su Hollywood Beauty Salon en un barrio elegante de Tokio. "Si uno vive mucho tiempo, con intensidad, ve numerosas cosas interesantes", afirmaba Ushiyama, para quien "es estúpido morir antes de cumplir los 80 años".

Para quien fue experta durante 70 años en este área, el problema de las mujeres japonesas era su idea de la belleza y su obsesión por seguir siempre jóvenes. Ushiyama, partidaria convencida de la comida "saludable", que popularizó entre los japoneses, aseveraba que su secreto para mantenerse sana y feliz era la limpieza de la piel, del cuerpo y de la mente. "Para limpiar la piel hay que hacer ejercicio, sudar, y después, lavarse. En cuanto a la limpieza del cuerpo, una comida natural ayuda a tener una buena digestión, mientras que para limpiar la mente lo principal es olvidarse del estrés y de las penas. Eso es lo que yo hago y ésa es la razón por la que estoy sana", afirmaba.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 7 de enero de 2008