Un ambulatorio de Móstoles retrasa ocho días las consultas por vacaciones

Una embarazada tiene que recurrir a la sanidad privada para que la atiendan

La Navidad también es tiempo de espera en la sanidad pública. Una mujer que pidió hora anteayer con su médico de cabecera en el centro de salud El Soto, en Móstoles, deberá esperar ocho días para que la atiendan. Susana Rosa Fernández, de 33 años, no podía creer lo que le dijo la telefonista de su centro de atención primaria el pasado jueves por la mañana. "No tenemos hora hasta el viernes", le dijo. "Perfecto, entonces nos vemos mañana", respondió Susana. La mujer replicó: "No, no, para el viernes de la semana siguiente". Es decir, ocho días más tarde. El motivo, que su médico estaba de vacaciones y el centro de primaria no había puesto un sustituto. "Me pareció vergonzoso", recuerda.

Susana, casada y madre de una niña de dos años, está embarazada de dos meses. Según cuenta, el jueves por la mañana se vio un bulto en el cuello "parecido a una canica". La mujer se preocupó. Más aún, dice, por el hecho de estar esperando un hijo. Lamenta haberlo hecho, pero asegura que ya ha pedido hora a través de una mutua privada y que por ahora prefiere no acudir a su centro de salud. "Me han dado hora para mañana [por hoy]", contaba.

Un redactor de este periódico intentó pedir cita para la paciente y obtuvo las mismas respuestas que contaba Susana. "El médico está de vacaciones y no puede atenderle", dijeron en El Soto. Tras insistir un rato en que la mujer estaba preocupada y en que tenía derecho a que le viera un médico, la recepcionista ofreció la solución: "Si puede esperar al día 11 mejor, y si no, que venga de urgencia y ya la miramos".

Un consejo que, de ser seguido por todos los pacientes de este médico de vacaciones, podría saturar la consulta de urgencia. Al indicarle esa circunstancia, la mujer finalmente repasó los huecos de otros médicos, algo a lo que se negaron el día anterior, según aseguró la paciente. "Tengo una hora libre con la doctora Carabias el martes", afirmó. En cualquier caso, cinco días después de que Susana se notara el bulto en el cuello.

La paciente explica que no piensa ir de urgencia, porque no le parece correcto. "Lo que no es normal es que un médico no te atienda porque se ha ido de vacaciones y que no haya ninguno que lo sustituya", se queja.

La Consejería de Sanidad asegura que los médicos de cabecera que toman vacaciones siempre son sustituidos. Un portavoz no supo explicar, sin embargo, por qué no había sido así en el caso del doctor de Susana en el ambulatorio de El Soto en Móstoles. "No le puedo contestar sin saber qué paciente es", argumentó Sanidad. Fue su única respuesta a la demora.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El centro de salud El Soto forma parte de los 56 nuevos ambulatorios que la Consejería de Sanidad anunció para la pasada legislatura. "Acercar la sanidad pública es mejorar la calidad de vida los ciudadanos" era el lema de entonces.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Álvaro Corcuera

En EL PAÍS desde 2004. Hoy, jefe de sección de Deportes. Anteriormente en Última Hora, El País Semanal, Madrid y Cataluña. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull y Máster de Periodismo de la Escuela UAM / EL PAÍS, donde es profesor desde 2020. Dirigió 'The Resurrection Club', corto nominado al Premio Goya en 2017.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS