Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Gobierno aceptará nuevos comicios si lo dicta la justicia

Mwai Kibaki no las tiene todas consigo y empieza a dar marcha atrás. El presidente se declaró vencedor de las elecciones del pasado 27 de diciembre tras un largo y sospechoso recuento de votos lleno de irregularidades, según declararon los observadores de la UE. Ayer, su portavoz, Alfred Mutua, afirmó que el Ejecutivo aceptará la convocatoria de nuevos comicios si la Corte Suprema lo ordena. "Siempre y cuando sea legal, el Gobierno acepta cualquier tipo de decisión que respete la Constitución".

La nueva postura del Gobierno supone un paso hacia el entendimiento con la oposición. Entre otras cosas, porque a Kibaki no le quedan muchas puertas abiertas en la comunidad internacional. Además de haber sido acusado de manipular las elecciones, el presidente cuenta cada vez con menos apoyos. El último desplante fue el del ministro de Exteriores de Francia, Bernard Kouchner, que ayer dijo alto y claro que las elecciones "han sido manipuladas".

Más suave fue el presidente estadounidense, George W. Bush, que ayer pidió a Kibaki y al líder opositor Raila Odinga una reunión entre ambos para resolver el problema y evitar que la violencia prosiga en el país. Los enfrentamientos han causado hasta ahora la muerte de 300 personas y el desplazamiento de más de 100.000 en todo el país, según la Cruz Roja, y hasta 250.000, según la ONU.

Así que Kibaki no tuvo otra ayer que buscar una salida por la vía diplomática. Fue el premio Nobel de la Paz, el reverendo surafricano Desmond Tutu, desplazado a Kenia como mediador, quien anunció primero que Kibaki estaría dispuesto a formar un gobierno de coalición. Nada de eso parece servirle al partido de Odinga, el Movimiento Democrático Naranja, que ayer insistió a través de su secretario general, Anyang Nyongo, en sus objetivos: "nuevas elecciones".

Mediadores

Mientras, continúa el desembarco de mediadores. A Desmond Tutu se le ha sumado Jendayi Frazer, la secretaria norteamericana para Asuntos Africanos, que iniciará sus consultas hoy. Está previsto que la semana que viene llegue también el presidente de Ghana y presidente de turno de la Unión Africana, John Kufuor, cuya entrada al país fue denegada por el Gobierno, que consideró que Kenia no necesita ayuda procedente del exterior.

Nadie sabe a ciencia cierta si la balanza está decantándose de uno de los dos lados, aunque fuentes cercanas a la oposición aseguran que tienen todo el tiempo para esperar.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008