Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:Golpe al rally más prestigioso

Adiós al maná del Dakar

Los patrocinadores se lamentan por la inversión perdida y Mauritania dejará de ingresar entre el 15 y el 20% de su PIB

Las consecuencias de la cancelación del Dakar son tremendas. Todo aquél que participe directa o indirectamente en el rally se verá metido en un galimatías, y las pérdidas económicas se generalizarán a todos los niveles. Los que seguro echará en falta la caravana que mueve el Dakar serán los países por los que debía disputarse, que se quedarán sin una apreciable inyección económica. Éste es el caso de Mauritania, uno de los países más pobres del recorrido y que debe entre el 15 y el 20% de su PIB anual a lo que genera la carrera. "Los profesionales del sector del turismo mauritanos estamos desolados", afirma Mohamed El-Moustapha, director de una agencia de viajes emplazada en Atar. "Es un golpe muy duro. Las pérdidas pueden cifrarse en 2,7 millones de euros en ingresos directos", detalló.

"Suponía muchos ingresos. Deploramos la decisión", dicen los hoteleros de Senegal

El discurso coincide con el de la mayoría de los que ya han disputado el Dakar alguna vez. Es el caso de Pep Vila, que iba a tomar la salida por octava ocasión. "Es un mazazo. Tengo amigos en Mauritania a los que les pago 1.800 euros para que me ayuden si tengo algún problema, ¿Qué le diré ahora a Galip? Se quedará muerto porque con este dinero él tira medio año", lamenta. Otra reflexión le viene a la cabeza: "Somos un equipo pequeño, pero no quiero ni imaginarme lo que iban a dejarse los grandes, como por ejemplo Mitsubishi, que siempre se lleva muchos VIP. Con lo que eso supone en reservas de hotel, alquileres de coches y demás".

La respuesta la ofrece Javier Inclán, director de patrocinios de Repsol, el patrocinador principal de Mitsubishi y KTM, las formaciones más potentes que se alistan en coches y motos. "Nuestra inversión es para todo un año y no sólo está enfocada a esta carrera. Aunque, a estos niveles, cualquier inversión es bastante importante", asegura el representante de la petrolera, que confirmó que el material sanitario que la Fundación Dakar Solidario tenía previsto donar a hospitales mauritanos aprovechando el raid llegará a su destino. "Allí sí que lo van a notar. El Dakar era la única ventana que tenía el país con Europa, para que la gente viera en qué condiciones viven allí", ahonda Inclán, que tuvo que dar la noticia a los más de 50 invitados que Repsol pensaba desplazar a Senegal. Al llegar les hubiera estado esperando Moustapha Cane, secretario del sindicato de la industria hotelera senegalesa. "La anulación supone una pérdida inmensa para el sector turístico del país. Desde aquí deploramos esta decisión. El paso del Dakar es un momento muy esperado porque supone muchos ingresos", zanjó. Andre Mathieu, representante de la carrera en Senegal, lamentó la noticia: "La gente que critica el Dakar va a darse cuenta ahora del impacto económico que tiene en nuestros países". Marc Coma, ganador en 2006 en motos, coincide: "Las críticas tienen que estar fundadas y ser de gente que sabe lo que es la carrera y el compromiso que tiene con África".

Los participantes están metidos en un lío. "Y los mecánicos de los equipos modestos, ¿van a cobrar?", se preguntaba Vila. Los que arreglan la moto de Antonio Ramos, un dakariano habitual, no. "Si yo no cobro un duro por correr, mis mecánicos tampoco. Yo se lo pago todo, pero ellos trabajan de forma altruista. El problema será si los patrocinadores no lo entienden", cavila. "Los 30.000 euros de las inscripciones sí me los han devuelto, pero todo el mundo tendrá cosas colgadas", cierra Vila.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 5 de enero de 2008