Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:

Albañil municipal de reserva... y por sorteo

El Ayuntamiento de Torrejón elige a sus empleados eventuales con una rifa

Casualidades de la vida. Mari Paz Villacaños llevaba 10 años sin ver a Esther Rodríguez. Y encontrarla ayer le trajo suerte. Se cruzaron en el salón de plenos del Ayuntamiento de Torrejón de Ardoz (113.000 habitantes, más de 19.000 de ellos extranjeros). "¡Cuánto tiempo, chica!", se dijeron. Las dos iban buscando lo mismo: un empleo. Y ayer en el Consistorio de Torrejón los trabajos eventuales se sorteaban, o casi. Mari Paz, de 37 años, salió de la sala como conductora eventual. La mano inocente fue la de Esther (39), que sacó todas las bolas para los 17 puestos rifados entre 1.382 aspirantes.

En esta localidad del Corredor del Henares, desde hace más de 20 años, el mejor mérito para encabezar una bolsa de empleo municipal es la suerte. En enero se sortean los puestos de la lista que estarán vigentes hasta diciembre. Ayer, por primera vez, se hizo delante de los periodistas. "Todo por la transparencia", según un portavoz municipal. De los mil y pico aspirantes, apenas una treintena se acercaron ayer al sorteo, que estuvo poco animado. Ni siquiera los afortunados, como Mari Paz, lanzaron un gritito de euforia ni aplaudieron al oír sus nombres después de que una funcionaria cantara el número. En la mesa, dos responsables de recursos humanos y la concejala de Empleo, Carolina Barriopedro. Tres sacos blancos para meter las bolas: unidades, decenas y centenas. De menor a mayor.

Se presentaron cinco aspirantes a cerrajero y 314 para administrativo

Cinco aspirantes a cerrajero ordenados por orden alfabético. Para ese sorteo se usó sólo el saco de las unidades. Lo más solicitado, administrativo, con 314 apuntados y bolas en las tres bolsas. También había más de 300 que querían ser limpiadores. Y 170 con aspiraciones de llegar a conserjes. Decidió la mano inocente de Esther Rodríguez, que desde que se ofreció rezaba para no coger su número. "Imagina que me toca, todo el día dando explicaciones", dice la mujer resignada. No le tocó.

Para entrar en la rifa bastaba con estar empadronado en Torrejón antes del pasado 1 de diciembre, sin trabajo y tener más de 16 años, entre otros requisitos escritos. Aguantar una cola "de más de dos horas" entre los no escritos, según Esther.

No se habló de sueldos ni antes ni después del sorteo. "Hombre, no vas a llegar antes de tiempo pidiendo cosas, eso queda mal", reflexionaba Esther. "Yo con ser mileurista me conformo", aseguró Mari Paz. La nueva conductora en espera terminó hace un mes su contrato como cartera. "¿Te imaginas que me toca llevar al alcalde", se preguntaba la mujer riendo. La lista de los afortunados se publica hoy en la web municipal (www.ayto-torrejon.es).

La lástima del asunto -ningún golpe de suerte es perfecto- es que lo que se gana es el privilegio de quedar como primero en una lista de espera que dura 12 meses. Ni uno más, ni uno menos. Y, como en todas las esperas, puede que llamen pronto o que el móvil no suene jamás. Depende que algún funcionario se coja una baja por enfermedad , paternidad, maternidad, año sabático... La media de otros años roza el 8% de contratados eventuales del total de la bolsa de trabajo. Pero Esther y Mari Paz, que aún confían en la fortuna, se fueron a celebrarlo después del sorteo.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008