Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Urbanismo avaló el estado del inmueble con una inspección técnica en 2001

El edificio del paseo de Recoletos del que se desprendió ayer un escudo que mató a una mujer de 41 años tenía pasada la Inspección Técnica de Edificios (ITE). Según el registro del Ayuntamiento, el inmueble del número 29 del paseo de Recoletos fue revisado por última vez en el año 2001. Ayer, tras el trágico accidente, dos dotaciones de bomberos del Ayuntamiento de Madrid acudieron al lugar para asegurar la zona y comprobar que no se desprendieran más pedazos de la cornisa.

Pese a que el edificio había superado todas las inspecciones, fuentes de la investigación, que intentan determinar por qué se desprendió el ornamento de la cornisa del edificio, explicaron ayer a este periódico que la cubierta del edificio no estaba en las mejores condiciones. Los bomberos estuvieron limpiando la cornisa de la esquina del edificio que hace esquina con la calle de Bárbara de Braganza.

La Inspección Técnica de Edificios (ITE) debe ser superada cada 10 años por los edificios cuya antigüedad supera los 30 años, según la normativa municipal. El examen revisa el estado general de la estructura y cimentación, de fachadas interiores, exteriores, medianeras y paramentos que puedan suponer peligro para la vía pública, el estado de conservación de cubiertas y azoteas y el de las redes de fontanería y saneamiento del edificio.

La responsabilidad de superar la inspección y mantener el edificio en óptimas condiciones de seguridad recae en el propietario o comunidad de propietarios. En este caso, la empresa Mapfre es la que deberá afrontar la sanción correspondiente y la indemnización a la familia de la víctima.

Una portavoz de la compañía aseguró ayer que el inmueble había pasado todas las revisiones e inspecciones exigidas por la norma urbanística. "Teníamos todos los papeles en regla", insistió. La portavoz indicó que la compañía está "sorprendida", porque no entiende cómo ha podido desprenderse el elemento ornamental que ha matado a una mujer. Fuentes de la empresa aseguran que harán frente "a todas las sanciones e indemnizaciones que marque la ley".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 4 de enero de 2008