Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El terrorismo en Argelia causó 500 muertes el año pasado

Un ataque suicida mata a cuatro policías en la región de Cabilia

Argelia acabó 2007 con unos 500 muertos a causa de la violencia terrorista y empezó el año nuevo con otros cuatro. El primer atentado de 2008, perpetrado por un conductor suicida que estrelló su vehículo contra una comisaría, se produjo ayer en Nacira, en la provincia de Boumerdes, a unos 50 kilómetros al este de Argel, según la agencia oficial APS.

Los explosivos cargados a bordo del vehículo Toyota Hilux causaron la muerte, minutos antes de las siete de la mañana, de cuatro policías e hirieron a una veintena de personas, entre las que figuran otros nueve agentes. Son las primeras víctimas de 2008, que se añaden al medio millar de muertos de 2007, según una estimación provisional elaborada por Samir Allam, redactor jefe de la publicación electrónica Tour sur l'Algérie.

Ni el Ministerio del Interior ni la agencia APS facilitan un balance oficial anual, por lo que la prensa privada se ve obligada a elaborar el suyo propio sumando los muertos que se dan en los diarios. El cálculo se queda corto, porque no toma en consideración a los heridos que fallecen días después en los hospitales.

"Hasta el 11 de diciembre [el día en que tuvo lugar un doble atentado en Argel que provocó 41 muertos], los fallecidos por el terrorismo -incluidos los propios terroristas- se elevaban a 454", según Allam. Como las dos últimas semanas del año han sido especialmente mortíferas, el total ascenderá a unos 500. Por muy espectacular que parezca, esta cifra del año pasado sólo es un 25% superior a la de 2006. Aunque sea llamativo, el balance es muy inferior al de otros países azotados por el terrorismo como Afganistán, donde el número de muertos en 2007 se estima en unos 6.500, e Irak, donde sólo en diciembre ascendió a 568.

Vasallos de Al Qaeda

La principal novedad del terrorismo argelino en 2007 es que, por primera vez desde hace años, logró golpear en el corazón de la capital el 11 de abril y el 11 de diciembre. Hace siete meses voló una comisaría y un ala del Ministerio del Interior, causando 30 muertos, y el mes pasado hizo otro tanto con el Consejo Constitucional y la sede de varias agencias de la ONU, provocando 41 muertos, entre los que figuran 17 empleados de esta organización.

Los atentados son obra de los antiguos salafistas que, hace ahora un año, se declararon vasallos de Osama Bin Laden, y cambiaron su nombre para llamarse Al Qaeda en el Magreb Islámico. Apenas han logrado, sin embargo, extender su área de operaciones más allá de las fronteras de Argelia. Ayer reivindicó la voladura de la comisaría de Nacira mediante un vídeo difundido por la televisión Al Arabiya.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 3 de enero de 2008