Unas 60.000 personas celebran con "baja siniestralidad" la Nochevieja

Tranquilidad en Barcelona y ni un accidente mortal en las carreteras catalanas

Unas 60.000 personas celebraron el cambio de año en los principales puntos de encuentro ciudadano de Barcelona, especialmente en la plaza de Catalunya, La Rambla y la zona de Glòries. El denominador común de todas estas concentraciones fue la "baja siniestralidad", según el Ayuntamiento de Barcelona.

Los servicios de limpieza recogieron 1.200 kilos de vidrio menos que en 2007

La Guardia Urbana calificó de bastante tranquila la noche del lunes, en la que unas 2.000 personas, 500 más que el año pasado, acudieron a las inmediaciones de la Torre Agbar, uno de los nuevos símbolos arquitectónicos de la capital catalana, y lugar desde el que la televisión autonómica retransmitió las 12 campanadas. En total fueron detenidas una veintena de personas, 8 por la Guardia Urbana y otras 12 por los Mossos, por delitos como hurtos, agresiones o violencia doméstica, declaró la concejal de Prevención, Seguridad y Movilidad, Assumpta Escarp. A pesar de ello, la concejal aseguró: "Con mucha gente en las calles, no ha habido incidencias graves, de lo que siempre nos tenemos que alegrar". Frente a las 137 asistencias sanitarias de 2007, en la noche del lunes sólo hubo 34, mientras que de los controles de alcoholemia destacaron los 21 positivos -13 en 2007- y 210 negativos, frente a los 95 del año pasado, y tres personas pasaron a disposición judicial. Respecto a los accidentes de tráfico que hubo en la Nochevieja, el Ayuntamiento informó de que en tres de ellos hubo que lamentar heridos. En cuanto a la limpieza de los principales puntos de encuentro ciudadano, el dispositivo humano estaba integrado por 115 operarios -21 más que el año pasado-, acompañados por 46 vehículos, 7 más que en 2007. En total se recogieron 7.500 kilos de vidrio, frente a los 8.700 del año pasado; 5.000 kilos de material de rechazo, unos 1.700 más que en la noche de fin de año de 2007; un total de 1.200 kilos de latas, 100 kilos más que el año pasado, y se repartieron 12.000 unidades de vasos de plástico, mientras que el año pasado fueron 8.000. La Guardia Urbana, por otra parte, decomisó 3.124 botellas de vidrio -425 en 2007- y 5.755 latas de cerveza, frente a las 895 del año pasado.

Respecto a las carreteras catalanas, un portavoz de la policía autonómica explicó que no hubo ningún accidente mortal en Nochevieja en las carreteras catalanas.

Los ciudadanos que circulan en noches como la de fin de año están cada vez más concienciados de lo que puede provocar conducir bajo los efectos del alcohol o los estupefacientes, según se desprende de los diferentes controles efectuados. El sargento-jefe de turno de los Mossos d'Esquadra en el control de Vilassar de Mar, Martí Canudas, señaló que el denominador común de la noche fue "el sentido común de los conductores, así como el consumo responsable de alcohol" de la mayoría de ellos. Entre las dos de la madrugada y las ocho de la mañana de ayer, en este destacamento del Maresme se realizaron más de 200 pruebas, de las que 10 resultaron positivas. Una persona sobrepasó la tasa penal (superior al 0,60%) y sólo una dio positivo en sustancias estupefacientes. Canudas afirmó que la de fin de año fue una noche relativamente tranquila y estimó positivamente los diferentes controles efectuados, "puesto que cada vez más se detecta una mejora, incluso en fechas tan señaladas como esta".

El control de Vilassar de Mar es uno de los 205 que los Mossos establecieron en la noche de fin de año en toda Cataluña, especialmente para descubrir a quienes conducen bajo los efectos del alcohol y las drogas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Un total de 835 agentes participaron en este dispositivo especial, que se empezó a aplicar a partir de la tarde de anteayer y que se mantuvo vigente hasta la tarde de ayer. De los 205 controles, 111 se dedicaron exclusivamente a detectar a los conductores que superaban la tasa de alcohol o que circulaban bajo los efectos de las drogas.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS