Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El barrio de Sallent que se hunde recupera la esperanza

La Generalitat invertirá y negocia con los vecinos

Una inyección de 36 millones de euros ayudará a paliar el problema de los vecinos del barrio de la Estació de Sallent (Bages), construido en una zona de galerías mineras que desde hace 12 años tiene movimientos en el subsuelo que afectan gravemente a los edificios. Varias familias ya han tenido que ser evacuadas, indemnizadas y realojadas, pero aún viven allí más de un centenar de propietarios con los que la Administración no ha llegada a ningún acuerdo. Ahora, la Generalitat ha ampliado de manera considerable su propuesta de indemnización y se ha reanudado el diálogo. Los vecinos también se han sentado a negociar una propuesta que esperan que pueda compensarles el valor patrimonial de sus viviendas: la actual es cero.

CiU se opuso a la indemnización escudándose en que éste era un problema que se había ocasionado cuando las competencias en materia minera correspondían al Ministerio de Industria y no a la Generalitat. Con el primer Gobierno tripartito se abrió una puerta a la esperanza para los vecinos y algunos cambiaron su piso, en un edificio que se debía derruir, por otro nuevo. Algunos de estos edificios presentaban grietas impresionantes. En esta operación, realizada en 2005, la Generalitat desembolsó 14 millones de euros. Para la actual, la cantidad prevista es de 36 millones.

Las familias que residen actualmente en el barrio de la Estació son, en su mayoría, propietarias de casas unifamiliares que compraron con los ahorros de toda una vida.

Estos edificios tienen un valor de mercado nulo, puesto que la afectación del subsuelo tiene como única solución la transformación del barrio en una zona urbanísticamente verde, sin posibilidad alguna de construcción. De hecho, la Generalitat exige en el pacto que así conste en el Plan de Ordenación Urbana del Municipio, que se está redactando. El Gobierno catalán propone indemnizar a los propietarios a razón de 1.507 euros el metro cuadrado de vivienda y de 753,4 euros los anexos, como locales o garajes. Si en los locales hay actividad económica, el precio será el mismo que el de los pisos. No hay prevista una indemnización por el terreno, que es uno de los puntos que aún enfrentan a Gobierno y vecinos. La indemnización también puede seguir otra fórmula, consistente en recibir un terreno con una edificabilidad de 130 metros cuadrados.

Los vecinos consideran que 1.507 euros por metro cuadrado supondría una valoración de entre el 60% y el 70% del valor patrimonial que tendrían sus casas según el precio de mercado y que ésta debería acercarse al ciento por ciento, según ha explicado Rodrigo García, presidente de la Asociación de Vecinos Sant Esteve de la Estació, que agrupa a la mayoría de los propietarios.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Lunes, 31 de diciembre de 2007