Touriño anuncia para febrero las normas del territorio

El presidente destaca que "2007 ha sido un buen año para Galicia"

El año que acaba ha sido "bueno para Galicia", ha supuesto "avances económicos y sociales" hacia la "estabilidad y el progreso" y "un paso adelante hacia la Galicia que soñamos". Así de favorables fueron los términos elegidos ayer por el presidente de la Xunta, Emilio Pérez Touriño, para definir el año que está a punto de concluir y que sitúa al Gobierno bipartito a las puertas de la recta final de la legislatura autonómica.

Touriño, que convocó a los periodistas en su residencia de Monte Pío, no pudo emitir una opinión más positiva sobre la gestión de su Gobierno. Desde su punto de vista todo ha ido bien: se ha superado la "anemia democrática", se ha recuperado "el pulso económico tras años de atonía" y ha ganado terreno "la terapia de fondo" para corregir las desigualdades sociales y territoriales.

El presidente resaltó la conquista de "nuevos derechos", como los que se derivan de la Ley de Dependencia, las nuevas prestaciones sanitarias o la gratuidad de los libros de texto. También la creación de nuevos "espacios de oportunidad" gracias a la reducción del paro o las políticas de vivienda. O la renovación política que ha supuesto sustituir "el monólogo por el diálogo", tanto en las relaciones laborales como con la administración local, o la aplicación de las leyes de Transparencia y Subvenciones, "las dos en desarrollo" en la actualidad.

Touriño destacó que Galicia se encuentra más cerca de la convergencia con España y con Europa y más próxima al pleno empleo que hace 12 meses. "Dejamos atrás la debilidad crónica" de la economía gallega, que ahora se asienta sobre "bases solidas".

En su balance del último año el presidente repasó también la apuesta de su Gobierno por las infraestructuras del transporte, el suelo industrial y la energía, el incremento del gasto en educación, las medidas destinadas a favorecer la ordenación del territorio, las actuaciones en materia de saneamiento, los planes de reequilibrio territorial y la acción exterior.

El año próximo

Con la vista puesta en las primeras semanas del año, Pérez Touriño reiteró la promesa de que su Gobierno aprobará inmediatamente un proyecto de ley para reformar el impuesto de sucesiones y donaciones, y puso fecha a otras dos iniciativas especialmente trascendentes: la futura Ley de Transportes (que quiere enviar al Parlamento en enero) y las Directrices de Ordenación del Territorio, anunciadas originalmente para 2007 y que ahora verán la luz "en la primera quincena de febrero". Las directrices son, en palabras del presidente, "la clave de bóveda" de la que dependen todas las demás medidas adoptadas por el Gobierno, especialmente las que tienen que ver con la protección del territorio y el urbanismo.

En respuesta a las preguntas de los periodistas Touriño mantuvo su criterio de no reabrir la negociación para la reforma estatutaria hasta que no haya un cambio de actitud por parte del PP, al que responsabiliza del fracaso del intento de hace un año, y consideró una buena noticia para Galicia la inauguración de nuevos tramos del AVE porque significa que se están cumpliendo los plazos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0026, 26 de diciembre de 2007.