Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

La crisis de liquidez impulsa el Euríbor a su máximo en siete años

El índice cierra el año en el 4,79% y encarece la hipoteca media 75 euros

Ramón acaba de recibir una carta del banco que le informa de que su hipoteca ha aumentado desde 2006 más del 11%. Pero la subida no le ha cogido sólo a él con el pie cambiado. Los analistas también han tenido que modificar sus previsiones. Los expertos anticipaban que, tras una escalada ininterrumpida de dos años, la bajada que el Euríbor experimentó en octubre y noviembre marcaría el inicio de una tendencia bajista. Éste era el comportamiento que dictaba la lógica: que el índice al que se vinculan las hipotecas converja hacia los tipos oficiales. Pero no ha sido así.

Mientras que el Banco Central Europeo ha mantenido desde el pasado junio los tipos inalterados en el 4%, el Euríbor hipotecario ha repuntado en diciembre hasta alcanzar el 4,79%, su nivel más alto desde diciembre de 2000. La culpable es la crisis financiera que se desencadenó en verano por los problemas de las hipotecas basura en EE UU.

Los analistas creen que el Euríbor se estabilizará en 2008 en torno al 4,3%

El cierre del año ha hecho a los bancos más reticentes a prestar dinero

A falta de los tres días hábiles que quedan para terminar el año, que pueden hacer bailar la cifra final alguna milésima, el índice que marca el precio de las hipotecas y de otros créditos al consumo se situará este mes en el 4,79%, frente al 3,92% de un año antes. El índice que repercute en los presupuestos de millones de familias españolas se calcula con la media de los datos mensuales del Euríbor a 12 meses. Cada día, medio centenar de entidades financieras europeas deciden a qué precio están dispuestas a prestarse dinero entre sí. Eso es el Euríbor.

Los que notarán en el bolsillo los nuevos bríos del indicador serán las familias a las que les toque en enero revisar su préstamo. Suponiendo una hipoteca media -de 150.000 euros con un plazo de devolución de 25 años y un diferencial del 0,5%-, la cuota que un hogar medio paga al banco se pondrá en 902 euros, 75 más que antes de la revisión.

"Estamos asistiendo a un repunte exagerado debido a la crisis de confianza del mercado interbancario. Lo razonable es pensar que el Euríbor ya haya tocado techo, pero lo cierto es que la crisis de confianza está durando más de lo que se preveía", asegura Pablo Guijarro, de Analistas Financieros Internacionales (AFI).

Pero, ¿por qué el referente de las hipotecas avanza tanto ahora, cuatro meses más tarde de que saltara la crisis subprime". "Los bancos están cerrando ahora sus balances anuales y, en una situación de falta de liquidez, quieren acumular fondos, lo que repercute en los tipos interbancarios", responde el analista de AFI.

Es lo que ha ocurrido en las últimas semanas. Por ejemplo, cuando quedaban tres meses para cerrar el ejercicio, el Euríbor a tres meses (es decir, el porcentaje que los bancos cobran por prestar dinero a ese plazo) dio un salto. Lo mismo ocurrió cuando faltaba un mes para el fin de año con el Euríbor a un mes. Y así sucesivamente. Estos vaivenes muestran el miedo de las entidades a llegar al 31 de diciembre faltos del elemento que ahora es más importante: la liquidez.

Las inyecciones multimillonarias acometidas por el BCE no han impedido estas tensiones. Y es que la crisis de liquidez no se ha producido por falta de dinero en el sistema, sino por las reticencias de los bancos a prestarlo. Por falta de confianza.

Los analistas prevén que las tensiones en el mercado interbancario remitirán en los primeros meses de 2008, lo que provocará que el Euríbor vuelva al comportamiento que consideran "racional", es decir, que se acerque al 4% del precio oficial del dinero. "Si no hay sobresaltos de última hora, en la segunda mitad del año rondará el 4,3% o el 4,4%", apunta Guijarro.

Mientras la carrera alcista del Euríbor continúa, Ramón, el hipotecado que acaba de enterarse de lo que pagará a partir de enero, se alegra de no haber seguido los consejos que le dio el banco en 1999, al firmar el préstamo. "Menos mal que no les hice caso. Me ofrecían que cogiera el 100% del importe del piso, unos 144.000 euros. Ahora tendría que pagar una letra de más de 1.000 euros. Y el banco se equivocaba al decir que los tipos no iban a subir", recuerda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Jueves, 27 de diciembre de 2007