INVESTIGACIÓN | Encuentros internacionales

Un químico español en la célebre Conferencia Solvay

Disponer de un músculo artificial consciente y capaz de realizar delicadas tareas no es un sueño imposible. Es factible, real y demostrable como se ha visto en la Conferencia Solvay de este año en Bruselas, durante la exposición de Toribio Fernández Otero, un catedrático de la Universidad Politécnica de Cartagena que pasa por ser el primer químico español invitado a participar en un congreso frecuentado por premios Nobel, candidatos a premios Nobel y futuros premios Nobel.

Tras 12 años de parón en la vertiente de la química, la legendaria conferencia ha vuelto con ambiciones de regularidad y lo ha hecho con el tema Desde organizaciones no covalentes a máquinas moleculares, críptica terminología traducible para profanos en la creación de moléculas capaces de realizar trabajos mecánicos, lo mismo reproducir artificialmente órganos humanos que crear máquinas para explorar físicamente extremos impensables. "Estamos abriendo una ventana al futuro", dice Otero.

El director del laboratorio de Electroquímica, Materiales y Dispositivos Inteligentes de la universidad cartagenera fue uno de los invitados a exponer sus investigaciones en la sesión final de esta 21ª Conferencia de Química que organizan los Institutos Solvay. Otero ha conseguido sintetizar muy largas moléculas de polímeros (plásticos) que inmersas en una solución salina se curvan y encogen al paso de la electricidad. Lo nunca visto: plásticos que responden a señales eléctricas. "En mi laboratorio hemos desarrollado el primer músculo artificial basado en los movimiento de estas moléculas", explica. "El dispositivo tiene una conciencia primitiva".

Conciencia primitiva debe entenderse como la capacidad del músculo -formado por dos láminas de polímero separadas por una cinta aislante y sometidos a una corriente eléctrica, según se vio en Bruselas- de actuar y responder a obstáculos o fuerzas y de arrastrar objetos o detenerse si es lo aconsejable. "Trato de desarrollar un modelo que junta la mecánica, la ciencia de los polímeros y la electroquímica, tres componentes que la mayoría de los científicos consideran incompatibles", dice Otero.

¿Hacia dónde apunta su investigación? "Sabemos adónde queremos llegar", responde con pasión y convicción.

"El músculo artificial puede sustituir al natural. Estamos abriendo una ventana al futuro: se pueden hacer robots de musculatura artificial, sondas para llegar a zonas inalcanzables del cuerpo, órganos artificiales, mecanismos para adelantarnos a la enfermedad... cosas que no podemos ni imaginar". ¿Y eso cuándo? "Si se pone dinero y se elige a los mejores, en muy poco tiempo", responde.

Todo es posible a juicio de Otero, optimista histórico que se lamenta amargamente del estado en que se encuentra la universidad española, burocratizada, minada por enanas ambiciones políticas y con estructuras que son para llorar, en particular en lo relativo a la investigación y desarrollo. "En la universidad española hay más de 400 investigadores del programa Ramón y Cajal que no serán premios Nobel porque la universidad les asfixia", clama . "¿Cómo es posible que la octava potencia económica del mundo no tenga un premio Nobel? Es estadísticamente imposible".

Se embala el profesor, que llegó a Cartagena desde la Universidad del País Vasco en San Sebastián. "En España no hay interés en que la ciencia funcione. No sé por qué. Se ha decidido que seamos un país de servicios. Los políticos se han creído que no estamos capacitados para Investigación y Desarrollo, que no somos competitivos. ¡Pero tenemos capacidad y gente para hacer lo que queramos!".

No termina de creer Otero el interés que por la ciencia dice profesar la clase política española. "El interés por la ciencia se ve en los presupuestos, el resto es palabrería vacía para ingenuos. Cuando dediquemos el 6% o el 7% del Producto Interior Bruto a I+D como hacen los países nórdicos, entonces tendremos premios Nobel". La España de 2007 dedica a ese renglón en torno al 1%.

Participantes en la Conferencia Solvay, celebrada en Bruselas.
Participantes en la Conferencia Solvay, celebrada en Bruselas.SOLVAY

Un canto a la razón

La 21ª Conferencia Solvay de Química vuelve a encarrilar una tradición casi secular de reuniones del más alto nivel científico para abordar cuestiones palpitantes. Siguiendo la imbatible pauta marcada por el primer Consejo Solvay -que en 1911 convocó para discutir sobre la radiación y los quanta a físicos y químicos del tenor de Marie Curie, Albert Einstein, Max Planck, Ernest Rutherford, Henri Poincaré o Maurice de Broglie, eternizados en una foto memorable-, el hotel Metropole, un clásico de Bruselas, ha acogido este año a medio centenar de químicos especializados en máquina moleculares, nanoobjetos capaces de realizar movimientos controlados o de dirigir el movimiento de moléculas o de iones, artefactos que fascinan a investigadores por sus potenciales aplicaciones.

En un formato de presentación de ponencia y debate, este ciclo ofreció cuatro días de intensos intercambios de opiniones de investigadores entre los que figuraba Jean-Marie Lehn, premio Nobel de 1987, quien coronó la conferencia con una charla abierta al público en la sala Flagey de la capital belga, un espacio más acostumbrado a conciertos y proyecciones cinematográficas que a discusiones científicas.

De la materia a la vida ¿La química? ¡La química! fue el título de su exposición, un canto a la ciencia y a la razón que trajo a Lehn desde el big bang hasta nuestros días para concluir con el epitafio del matemático alemán David Hilbert: Wir müssen wissen, wir werden wissen (Debemos saber, sabremos). La próxima Conferencia Solvay se celebrará en octubre de 2008.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 25 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50