Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El grapo Silva Sande, condenado por el asesinato de un coronel

La Justicia está cerrando las cuentas con el cabecilla de los GRAPO Fernando Silva Sande, sobre el que ha recaído una nueva condena, de 29 años de cárcel, que se suma a los 28 que le impuso la Audiencia Nacional el pasado día 13 por el secuestro con desaparición del industrial Publio Cordón. Silva tiene una veintena de causas pendientes en la Audiencia Nacional.

La Audiencia condenó el lunes pasado a 29 años de cárcel a Silva Sande por el asesinato en 1990 del coronel retirado de Infantería Manuel López Muñoz. El tribunal entiende que Silva ordenó el atentado y tuvo en todo momento "dominio del hecho", por lo que se le considera autor material. En mayo de 1990, Silva Sande participó como dirigente de los GRAPO en una reunión en Perpiñán (Francia), en la que se acordó que si el Gobierno accedía a reunificar a sus presos, actuarían contra un militar del Ejército.

Bajo estas instrucciones, Guillermo Vázquez y María Jesús Romero se instalaron en Valladolid, donde ya esperaba Olga Oliveira, y aguardaron a que Silva Sande diese la orden. Sobre las ocho de la mañana del 15 de junio de 1990, Vázquez se acercó al coronel en la cafetería Estribos y le asestó dos disparos en la cabeza. Murió en el acto.

Fernando Silva Sande (Carnota, A Coruña, 1954) cumplió sentencia por el secuestro del general Villaescusa en 1979 y quedó en libertad en 1988. Volvió a ser detenido en 1990 y acusado del asesinato del coronel López Muñoz, pero cuando esperaba ese juicio, además de otro por el asesinato del médico de Zaragoza José Ramón Muñoz Fernández -asesinado tras haber atendido a 17 grapos en huelga de hambre-, se fugó de la cárcel de Granada el 1 de abril de 1992. Volvió a ser detenido en Francia en noviembre de 2000 y entregado en 2005.

Durante el juicio, el fiscal Jesús Alonso pidió una pena de prisión de 30 años para Silva Sande. Éste negó que él diera la orden de matar al coronel y aseguró que en ese momento ya no pertenecía a los GRAPO, ni estaba en España.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 26 de diciembre de 2007