Selecciona Edición
Entra en EL PAÍS
Conéctate ¿No estás registrado? Crea tu cuenta Suscríbete
Selecciona Edición
Tamaño letra
Análisis:EL ACENTO

Cuando la vida privada cuenta

Nicolas Sarkozy no sólo rompió los viejos tabúes de la tradición francesa introduciendo un nuevo tipo de familia en el Elíseo. La imagen de su estreno en la presidencia, acompañado por su segunda esposa, por el hijo que comparten y los hijos de sus anteriores matrimonios reflejó un nuevo estilo para un presidente francés del siglo XXI: y es que la vida privada también cuenta para forjar el personaje.

Primero su divorcio, y ahora, su paseo por Eurodisney con Carla Bruni, calificada por la prensa rosa de nueva dama de corazones de Sarkozy, arroja más brochazos al cuadro que aún está pintando el presidente. ¿Una nueva primera dama para Francia? ¿Una amistad más? En todo caso, son más tabúes para romper.

Carla Bruni ha tenido relaciones con personajes como Mick Jagger, Eric Clapton, Kevin Costner, Laurent Fabius, Donald Trump, el actor Vincent Pérez, el editor Jean-Paul Enthoven y su hijo Raphaël, filósofo casado con Justine Lévy, hija de Bernard-Henry Lévy, entre otros. Es liberal y vota izquierda.

Además, su trayectoria profesional es amplia, rica, nada desdeñable. Desarrolló una carrera como top-model durante más de 12 años -tiene 39 años, 13 menos que Sarkozy- y, desde que abandonó las pasarelas en 1997, se ha dedicado a la canción con cierto éxito. Sus canciones narran, con un estilo pícaro heredero del Moulin Rouge y una voz cálida y suave, sus relaciones amorosas. Canciones intencionadas, a veces mordaces y otras simplemente chispeantes. Tiene, sobre todo, historias que contar y cantar sobre personajes que interesan.

Es una mujer con la cabeza bien amueblada, y eso parece haber atraído al rey de corazones Sarkozy. A pesar del innegable parecido de Carla con Cécilia, la ex esposa del presidente, la Bruni rompe algunos tópicos. Su apellido es italiano, porque su padre es un industrial milanés, culto y liberal, que emigró a París para huir de la inquietud terrorista en Italia. Carla tenía sólo cinco años. Por tanto, es francesa, por cultura, por educación y por savoir faire. Igual que su hermana, la directora de cine y guionista Valeria Bruni-Tedeschi, la más conocida de la familia... hasta la fecha.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de diciembre de 2007