Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Turbulencias en los mercados financieros

Nuevas reglas en EE UU para la concesión de hipotecas

La Reserva Federal (banco central) estadounidense presentó ayer una nueva batería de medidas reglamentarias para que las entidades sean más cuidadosas y prudentes a la hora de conceder futuros préstamos hipotecarios. Las nuevas reglas pretenden, a la vez, garantizar que los futuros propietarios entiendan la información sobre lo que les costará el crédito, incluidas las penalizaciones.

El propósito de la Reserva es que esta crisis sirva de lección, para que a partir de ahora se concedan "hipotecas responsables" en EE UU. La medida, según explica Ben Bernanke, no pretende restringir el acceso de los estadounidenses al crédito, sino atajar prácticas pasadas abusivas como las realizadas, tanto por parte de las entidades como de los clientes que acudieron a los bancos buscando un préstamo aportando información falsa.

Para ello, se quiere limitar al máximo el tipo de hipotecas de alto riesgo que concederán los bancos. Esto se conseguiría estableciendo unas condiciones rigurosas de información al cliente y mediante la prohibición de una serie de prácticas de mercado que proliferaron durante los años de bonanza en el sector inmobiliario y que está agravando la crisis actual. La Reserva Federal reconoce que esta propuesta no resolverá todos los problemas.

Mercado débil

La nueva reglamentación entrará en vigor tras pasar un periodo de consulta que durará dos meses. El mercado inmobiliario, entre tanto, sigue mostrando síntomas de debilidad que hacen augurar que el final de la crisis tardará en llegar. Las nuevas construcciones de vivienda cayeron un 3,5% durante el mes de noviembre, su nivel más bajo en 14 años. Los permisos para lanzar nuevos proyectos bajaron un 1,5%.

La crisis, sin embargo, dejó indemne a Goldman Sachs, que ayer cerraba el ejercicio 2007 con beneficios récord. La firma neoyorquina registró unas ganancias anuales de 11.600 millones de dólares, tras obtener unos ingresos de 45.990 millones. En ambos casos representa un incremento del 22% respecto a 2006. El beneficio en el cuarto trimestre fue de 3.220 millones.

Goldman precisa que su exposición al riesgo derivado de las hipotecas subprime es modesto, y lo cuantifica en unos 900 millones, de los que 400 millones son en deuda.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Miércoles, 19 de diciembre de 2007