Viaje al siglo XX con Tintín, el reportero que no escribía artículos

Una muestra recorre la historia del famoso aventurero creado por Hergé

Tintín es quizá el reportero belga más famoso del mundo, pero prácticamente nadie recuerda haberle visto escribir nunca un reportaje. Hay una prueba, sin embargo, de que el periodista de Le petit vingtième (suplemento infantil del diario Le vingtième siècle) escribió un extenso trabajo sobre la Unión Soviética.

En el álbum Tintín en el país de los sóviets (1930), su primera aventura, las dos viñetas inferiores de la página 34 muestran al periodista del pelirrojo flequillo rampante sentado ante un escritorio donde anota decenas de hojas sobre su estancia en el hermético régimen comunista. Así lo atestiguan dos placas metálicas de impresión que se exhiben en la exposición Tintín en el mundo de Hergé, hasta el 13 de enero, en la Fundación Carlos de Amberes (entrada gratuita. www.fcamberes.org). Se muestran 300 piezas acerca del personaje y de su autor, Georges Remi, Hergé (1907-1983), procedentes de la colección del periodista musical Jordi Tardà.

Tintín dejó pronto de lado los reportajes para convertirse en aventurero internacional. Seguir sus pasos equivale a recorrer algunos acontecimientos cruciales del siglo XX, desde la invasión de Austria por la Alemania nazi en 1938 (reflejado en clave en El cetro de Ottokar) hasta la guerra de El Chaco entre Bolivia y Paraguay en 1932-35 (La oreja rota).

"Hergé fue mi maestro. En él aprendí historia, geografía y ciencias sociales", recuerda Tardà, ex promotor de conciertos e impulsor de las ferias del disco de Girona y Barcelona. Señala que lo exhibido es tan sólo una parte de las 2.500 piezas que atesora sobre las peripecias de Tintín, el fiel Milú y el capitán Haddock.

Tal acumulación no es resultado de años de constancia, sino que un buen día de 2004 Tardà decidió que tenía que "darle las gracias" a su heterodoxo profesor y se lanzó a adquirir primeras ediciones, planchas de impresión, fotografías y libros. "Siempre originales, no soporto las copias", subraya el coleccionista en el folleto de la muestra, junto a tintinófilos como Miguel Ángel Aguilar, Benoît Peeters, Jon Juaristi y Luis Alberto de Cuenca.

Tardà no da precios, aunque señala que una primera edición de Tintín en el país de los sóviets como la que se expone se vendió en una subasta reciente por 62.000 euros. Lo más interesante de la muestra es quizá comprobar cómo Hergé empleó a su reportero para retratar el siglo XX en 23 álbumes, de los que se han vendido 147 millones de ejemplares y que se han traducido a 45 idiomas, según L'Express. Tintín ha vivido desde el crimen organizado en los EE UU de los años de Al Capone (Tintín en América) y se ha adentrado en la desconocida China de los años treinta (en El loto azul), pasando por el tráfico de armas (Stock de Coque) y la guerra fría (El asunto Tornasol).El legado de Hergé sigue vivo. Steven Spielberg y Peter Jackson preparan una adaptación de sus aventuras con personajes digitales.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0014, 14 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50