La Fiscalía ve indicios de prevaricación en la trama urbanística de Mugardos

El alcalde Xosé Fernández Barcia, del BNG, declarará como imputado

La Fiscalía ve indicios de un delito de prevaricación entre las personas relacionadas con la trama mugardesa, que presuntamente desviaba obras desde el departamento de Urbanismo a un estudio de arquitectura de Fene. Fuentes de la Fiscalía ferrolana manifestaron ayer a este diario que entre los cuatro detenidos y las cuatro personas que tendrán que declarar en calidad de imputadas, entre ellas el alcalde de Mugardos, Xosé Fernández Barcia, del BNG, "pudiera ser que alguno hubiera cometido prevaricación", además de otros dos presuntos delitos de tráfico de influencias y negociación prohibida a funcionarios que se les imputan a los detenidos.

Una semana después de destapar la existencia de esta red de presunta corrupción urbanística en Mugardos, que salpicaría a funcionarios y cargos públicos, la Operación Virgin sigue abierta en los tribunales ferrolanos mientras crece la lista de imputados. El pasado viernes, la jueza de la sala de Instrucción número 4 de Ferrol levantó el secreto sumarial que se mantuvo durante las detenciones y los registros practicados en la inmobiliaria Xesvén, próxima al ayuntamiento mugardés, un estudio de arquitectura en Fene y en el domicilio particular de la aparejadora municipal. Del sumario se deduce que además de las cuatro personas detenidas el lunes y puestas en libertad con cargos 48 horas después -el policía local Ovidio Torrente, la aparejadora Carmen Piñeiro y los hermanos Pedro y Julia Cortizas Díaz, socios del estudio Xcale-, hay otras cuatro personas que tendrán que prestar declaración como imputados a partir de la próxima semana. Tres son cargos políticos, entre ellos el alcalde nacionalista de Mugardos, Xosé Fernández Barcia, y otros dos ediles de la corporación municipal -de la anterior o la actual- cuya identidad no ha trascendido aún. Se considera que por acción u omisión debían conocer las actividades presuntamente delictivas que realizaban los funcionarios a su cargo.

El regidor mugardés confirmó ayer que había recibido la notificación judicial y manifestó su disposición a colaborar con la justicia "para aclarar cuanto antes todo lo que haya que aclarar las veces que sea preciso". "Confío en el buen hacer de la justicia", aseguró Barcia, que gobierna el municipio en minoría desde los últimos comicios. Durante algunos meses entre el 2006 y el 2007, Xosé Fernández Barcia asumió personalmente las competencias de Urbanismo, tras la ruptura del pacto de gobierno que mantenía con el PSOE.

La cuarta imputada sería la arquitecta Elia Estraviz, que según la oposición trabajaba en varios proyectos en Mugardos y compartía otros en municipios del entorno con la aparejadora supuestamente vinculada a la trama, Carmen Piñeiro. El fiscal que instruye el caso considera que los cuatro detenidos probablemente prestarán declaración "de forma voluntaria" en los próximos días. El alcalde podría hacerlo el 19 de diciembre.

La Fiscalía opina que en la trama mugardesa "la trascendencia mediática va más allá de la penal", aunque la acción judicial es ejemplarizante para reprobar "comportamientos socialmente muy admitidos y poco reprochados".

El fiscal que se ocupa en Ferrol de la trama mugardesa reveló además, que durante el curso de la investigación se produjo una "filtración" judicial que alertó al menos a una de las personas detenidas de que estaba siendo investigada cuando la instrucción aún era secreta. "Es un caso insólito y muy grave" aseguró.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de diciembre de 2007.