Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El PSOE pide que dimitan dos ediles de Madrid por "priorizar" licencias

El 'número dos' de Gallardón dice que Blanco pidió agilizar las obras de Ferraz

El Ayuntamiento de Madrid fue ayer un hervidero de acusaciones mutuas entre el equipo de gobierno, del PP, y la oposición (PSOE e IU) por los coletazos de la información publicada ayer por este periódico sobre las recomendaciones de altos cargos y al menos 10 concejales para adelantar más de 130 expedientes de licencias urbanísticas entre 2005 y noviembre de 2007.

El portavoz socialista, David Lucas, compareció ayer en conferencia de prensa acompañado por el secretario de política municipal del PSOE, Álvaro Cuesta, para exigir responsabilidades al equipo de gobierno municipal por el supuesto trato de favor de diez ediles populares a varios locales de ocio. Lucas reclamó la dimisión de las concejales de Urbanismo y Medio Ambiente durante la pasada legislatura, Pilar Martínez y Paz González respectivamente. Además, pidió la comparecencia del alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, en el próximo pleno municipal para aclarar el asunto de las licencias. El regidor madrileño se limita a presidir los plenos pero nunca interviene como portavoz en ellos.

Desde el palacio de Telecomunicaciones, actual sede de la alcaldía, el vicealcalde de Madrid, Manuel Cobo (PP), lanzó ayer un dardo envenenado contra los socialistas de Madrid. Les acusó de querer agilizar hace dos años la licencia de obras de la sede del PSOE en la calle de Ferraz. Cobo aseguró que en julio de 2005 el secretario general del PSOE, José Blanco, le solicitó en boca de un edil socialista de la capital que apresurara la licencia para las obras de reforma de la sede socialista.

El vicealcalde no dudó en recordar la llamada que se produjo en el verano de hace dos años: "El concejal socialista, Pedro Sánchez, me llama y me dice 'mira, perdona que te llame, pero es que Pepe Blanco me pide que, como vamos a hacer obras en Ferraz en verano, quería saber si tendríamos la licencia lo antes posible".

Desde las filas socialistas, el edil Pedro Sánchez no tardó en desmentir la acusación de Cobo. "Nunca le he llamado para agilizar ninguna licencia. Que no mienta y no haga malabarismo para eludir su responsabilidad", añadió este edil socialista responsable en temas de Urbanismo. Lo cierto es que durante el verano de 2005 la sede nacional del PSOE en Ferraz fue reformada. Sánchez contratacó y dijo: "Desconocía que el número dos del Ayuntamiento, Manuel Cobo, fuera el encargado de agilizar las licencias. Quizá él sí conocía el trato de favor y la discrecionalidad con la que agilizaban los expedientes".

La mano derecha de Alberto Ruiz-Gallardón señaló a los socialistas por querer adelantar su licencia después de que el portavoz socialista cargara contra Gallardón por permitir irregularidades y "muestras de favoritismo" en la gestión de las licencias.

Según publicó ayer EL PAÍS, en la base de datos del Área de Medio Ambiente se gestionaron 3.390 solicitudes de licencias entre 2005 y noviembre de 2007. Más de 130 expedientes registran recomendaciones de altos cargos y concejales para agilizarlos. Para el vicealcalde, las 131 anotaciones de injerencias en las solicitudes de licencias son "pocas". Cobo señaló que le "extraña que se hagan referencias a tan pocos expedientes porque tendrían que ser cientos, aunque sólo sean los que he llamado yo".

Los datos arrojados por la base de datos a la que tuvo acceso EL PAÍS no justifican que las indicaciones de los concejales y altos cargos tengan intereses ilícitos. Pero sí se desprende que las injerencias estaban a la orden del día. Un buen caldo de cultivo para que floreciera una trama como la enraizada en el Departamento de Medio Ambiente. Tres funcionarios de esta concejalía están en la cárcel por cobrar supuestamente para agilizar licencias.Desde la otra esquina de la oposición, el portavoz municipal de IU, Ángel Pérez, no quiso hacer más sangre. "Esto evidencia el funcionamiento incorrecto de las juntas municipales de distrito del Ayuntamiento", y agregó: "El problema es que no sólo se conocían las irregularidades, sino que no se tomaron las medidas necesarias para evitarlas".

Trabajo repartido

La Operación Guateque, destapada el pasado 14 de noviembre por el juez Santiago Torres, continúa abierta y se restañan las cuadernas del Ayuntamiento de Madrid. Se trata de la mayor trama de corrupción descubierta en el Consistorio de la capital en toda su historia democrática.

Pese a que el proceso sigue bajo secreto de sumario, el foco cada vez ilumina con más fuerza a Victoriano Ceballos, en prisión, como presunto cabecilla de la trama. Ceballos era jefe del departamento de Evaluación Ambiental de la Concejalía de Medio Ambiente, donde estaba enraizada la trama. Los supuestos miembros de la red se había repartido escrupulosamente las áreas. Ceballos se encargaba de todo lo relacionado con salas de fiestas, salones recreativos y locales de hostelería. Y así aparece reflejado en la base de datos sobre los 3.390 expedientes de licencias gestionados por Medio Ambiente entre 2005 y 2007. La mayoría de solicitudes de licencia presentados por bares, restaurantes y salas de fiestas estuvieron supervisadas por Ceballos.

Carmen Ibañez, otra de las presuntas imputadas que actualmente está en la cárcel, se encargaba de los expedientes de demolición de edificios, locales e inmuebles protegidos. El otro funcionario encarcelado, Joaquín Fernández de Castro, supervisaba algunos expedientes sobre otros locales públicos.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 11 de diciembre de 2007

Más información