La Junta cierra su oficina de planeamiento en Marbella

Después de 18 meses de funcionamiento, la Junta de Andalucía ha decidido cerrar la oficina de planeamiento en Marbella (Málaga) y dejar al Ayuntamiento a solas con el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) y sus 9.000 alegaciones. El gobierno andaluz ha tomado esta determinación ante falta de consultas por parte del Consistorio, función a la que había quedado relegada la oficina tras la devolución de las competencias urbanísticas a la ciudad, y para dejar claro a los ciudadanos que la introducción de cambios en el documento ideado para corregir los desaguisados urbanísticos de los últimos 15 años es una competencia municipal.

La alcaldesa Ángeles Muñoz (PP) consideró ayer que el cierre de la oficina es una muestra más de la "política de bandazos" de la Junta. "La redacción del PGOU la hicieron sin contar con los ciudadanos, ahora tienen que asumir su responsabilidad", dijo. A la Junta le corresponde la aprobación final del documento.

Más información

Tras finalizar el periodo de exposición pública del PGOU, la Junta se ofreció a examinar las quejas y asesorar al Consistorio en los futuros cambios en el documento, e incluso se barajó la posibilidad de instaurar una oficina conjunta para defender a los propietarios de viviendas irregulares afectados por el sistema de compensaciones. Los desencuentros entre ambas administraciones han impedido que ninguno de los proyectos haya cuajado.

* Este artículo apareció en la edición impresa del lunes, 10 de diciembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50