Los directores alertan de la fractura entre docentes por los nuevos incentivos

La implicación de los profesores que no son tutores puede bajar

¿Pueden unos incentivos económicos diseñados para premiar la implicación del profesorado provocar el malestar de la plantilla y amenazar con su fractura? Pues parece que así es, según los directores de los centros públicos de Educación Infantil y Primaria. Lo que en un principio había nacido para reconocer la labor de los tutores y de los coordinadores de ciclo (Infantil es uno y en Primaria hay tres: primer y segundo curso; tercero y cuarto; y quinto y sexto) se han convertido en un elemento de discordia que va a más.

"Se ha creado un problema allá donde no existía", dice un director
El plus económico asciende a 60 euros brutos mensuales para los tutores
Los incentivos surgieron para premiar ciertas labores docentes

Los incentivos, que ascienden a 60 euros brutos mensuales para los tutores y 50 para los coordinadores de ciclo, tienen su origen en el acuerdo mucho más amplio de condiciones laborales para el periodo 2007-09 pactado por el Departamento de Educación con Comisiones Obreras, sindicato mayoritario entre los docentes de la red pública. El resto de las centrales rechazaron el pacto por entender que las medidas que recoge, entre ellas los incentivos, no resuelven los problemas que tiene la plantilla.

La Asociación de Directores de Infantil y Primaria-Sarean considera que la nueva medida ha perjudicado la autonomía de los centros, ya que la existencia de estos pluses económicos ha tenido influencia en la forma de organizar los ciclos y de nombrar los coordinadores. Por otra parte, "en algunas buenas prácticas pedagógicas" se ha observado un retroceso, apunta a este periódico el presidente de Sarean y director de la Herri Eskola de Elgoibar, Juan Carlos Adot. "No está mal primar responsabilidades, pero los incentivos no están impulsando la acción tutorial", asegura.

Por ejemplo, en Infantil y Primaria, aunque hay un tutor para cada aula, esa función de alguna manera la hacen todos los profesores. Cuando un alumno ha hecho algo mal, no hay que esperar a que hable con él su tutor, lo puede hacer cualquier profesor. "Sin embargo, esa dinámica se puede romper", advierte Adot. "Se puede dar la situación de que profesores que antes resolvían los problemas de un alumno sin implicar al tutor, ahora se desentiendan".

En otros casos, "muchos docentes" se han sentido discriminados al ver "minusvalorado" su trabajo y han surgido comparaciones entre ellos. "Esto ha provocado que la convivencia entre los miembros del claustro y el ambiente escolar se haya enrarecido". Como consecuencia de todo ello, Adot resalta que han aumentado las dificultades que ya existían para que los directores desarrollen su trabajo en los centros. "Se ha creado un problema allá donde no existía", resume.

El riesgo que se perfila es que el nivel de implicación de los profesores que no son tutores descienda en las actividades, que no siendo obligatorias, se han ido desarrollando "con una gran dosis de voluntad". "La aplicación de incentivos es algo nuevo y se percibe que los signos de malestar están iniciándose. Hay que encontrar una solución satisfactoria lo antes posible".

Para Adot, esa solución podría pasar por la generalización de los incentivos a todo el conjunto del profesorado, que sean tutores o no. "Se ha trasladado el problema al Departamento de Educación y ha quedado en estudiar la situación para darle una solución".

Javier Nogales, de Comisiones Obreras, recuerda que los incentivos forman "una parte muy pequeña" de una amplia batería de medidas recogidas en el acuerdo de condiciones laborales para mejorar la situación de la plantilla, como la convocatoria de ofertas de empleo o el aumento de profesores de refuerzo. "Los incentivos forman parte de todo el paquete. Si no firmamos todo, el departamento lo hubiera retirado de la mesa. Y los beneficios que obtiene la plantilla con el resto de medidas resultan evidentes".

Nogales apunta el compromiso que arrancó Comisiones Obreras a la consejería para negociar a lo largo de este año la carrera profesional para los docentes, en la que se incentivará a los docentes por igual atendiendo a sus años de profesión, su formación y su implicación en el proyecto educativo de los centros.

* Este artículo apareció en la edición impresa del domingo, 09 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50