Telefónica sacará Atento a Bolsa con el objetivo de ponerla en venta

La filial de atención telefónica emplea a casi la mitad de la plantilla del grupo

Es un ejército de 115.000 personas, distribuidas en catorce países. No están bien pagados. Y la prueba es que casi la mitad de la plantilla cambia de año en año. Su edad media es de 25 años y su antigüedad en la empresa de 1,3 años. Trabajan en uno de los pocos sectores que aún sufren conflictividad laboral, casi una enfermedad a extinguir en los tiempos que corren de globalización. Son los trabajadores de Atento, la filial de atención telefónica (call center) del Grupo Telefónica, y su futuro puede cambiar en los próximos años.

Telefónica planea sacar a Bolsa en 2008 un porcentaje significativo del capital -entre el 20% y el 30%- de Atento, aunque seguirá manteniendo el control. Y es que el objetivo último de la operación no es mantener la firma en Bolsa sino que el mercado valore la compañía, para posteriormente venderla a la empresa del sector que más puje, según fuentes del mercado. La compañía declinó hacer ningún comentario oficial al respecto.

La posible venta de Atento que, en cualquier caso no se producirá antes de dos años, sería todo un terremoto en la estructura laboral en el grupo, ya que la plantilla de la filial supone casi la mitad de todo el grupo, el 47% en concreto. No obstante, la mayor parte de ella (90.000 empleados) trabaja en Latinoamérica.

En España, Atento cuenta con 14.600 trabajadores aproximadamente repartidos en 20 centros de trabajo. La excesiva rotación de empleos ha desatado más de un conflicto laboral. Este mismo año, los sindicatos avisaron de que la empresa preparaba un expediente de regulación (ERE) que afectaría a miles de trabajadores, ya que pretendía deslocalizar esos puestos de trabajo a países con menos costes laborales.

La venta de Atento supondría acabar con esas dos culturas laborales que conviven dentro del grupo, ya que las condiciones de los empleados que trabajan en un call center no tienen nada que ver con las de los que lo hacen, por ejemplo, en Telefónica de España. Baste un dato: 53.165 de las 59.635 bajas forzadas que registró el año pasado el grupo afectaron a trabajadores de Atento

Ningún responsable de Telefónica ha dicho una sola palabra al respecto, pero para nadie es un secreto que el negocio de Atento no entra en los planes futuros del grupo, concentrado en la banda ancha y en el móvil, y que su intención es deshacerse de la filial.

Aunque la compañía guarda oficialmente silencio, el diseño de la operación sería muy similar al de la salida a Bolsa de Endemol. Telefónica colocó en los mercados en noviembre de 2005 el 22,5% de la productora Endemol. En mayo de este año, vendió el paquete restante del 75% del capital que aún controlaba a Mediaset por 2.629 millones. Luego la empresa audiovisual italiana lanzó una oferta pública de adquisición (OPA) por el 25% del capital que cotizaba.

Valoración

Tampoco se habla nada de la valoración, aunque según los analistas podría alcanzar los 1.500 millones de euros, ateniendo a la valoración de otras empresas de este sector (en torno a 10 veces su resultado bruto operativo).

Por otra parte, el presidente de Telefónica, César Alierta, mantuvo ayer un encuentro con el jefe de Estado argentino, Néstor Kirchner, en el cual "ratificó el compromiso" del grupo español con el país suramericano, y su intención de mantener las inversiones.

EL PAÍS de la mañana

Despiértate con el análisis del día por Berna González Harbour
RECÍBELO

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Ramón Muñoz

Es periodista de la sección de Economía, especializado en Telecomunicaciones y Transporte. Ha desarrollado su carrera en varios medios como Europa Press, El Mundo y ahora EL PAÍS. Es también autor del libro 'España, destino Tercer Mundo'.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS