Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Arrestada una holandesa por un aborto en Barcelona

La paciente había superado el límite de 24 semanas fijado en Holanda

Una mujer holandesa de 24 años fue detenida el pasado 14 de noviembre en la provincia de Brabante (al sur del país) por haberse sometido a un supuesto aborto ilegal en una clínica privada de Barcelona. La gestación de la paciente superaba el límite de las 24 semanas fijado por la legislación en los Países Bajos para la interrupción voluntaria del embarazo. A pesar de que sigue en prisión preventiva -y puede enfrentarse a una acusación de asesinato o infanticidio- la noticia sólo fue confirmada ayer por la fiscalía local al desvelarla un programa radiofónico.

En dicho programa se citaba la clínica barcelonesa Ginemedex como posible lugar del aborto. La fiscalía, sin embargo, ha señalado que las detenciones efectuadas en España en el entorno del grupo de centros gestionados por el cirujano de origen peruano Carlos Morín "no están relacionadas con este caso".

El arresto sorprendió tanto a los políticos como a los juristas holandeses por tratarse de la primera vez que una compatriota es investigada por un aborto practicado en el extranjero. El Partido Liberal elevó una pregunta al Parlamento sobre lo apropiado de la prisión preventiva. En su opinión, no se suele detener a los pacientes sino a los que practican un aborto ilegal. Aunque las leyes holandesas lo permiten hasta la semana 24, en casos extremos de grave minusvalía del feto, por ejemplo, puede intervenirse por encima de dicho límite.

Las autoridades consideran que la ley de aborto es adecuada y ninguna mujer debería recurrir a facultativos en el extranjero. De hecho, Holanda es sede del barco del aborto, que practica interrupciones del embarazo frente a la costa de países con leyes restrictivas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 7 de diciembre de 2007