Conmoción en Alemania por las dos madres que mataron a sus hijos

Las mujeres están acusadas de haber quitado la vida a ocho niños

Steffi B., de 31 años, ingresó el miércoles en un centro psiquiátrico después de confesar que mató a sus cinco hijos varones, de entre tres y nueve años, tras haberlos dormido con un barbitúrico y asfixiarlos con una bolsa de plástico en la aldea de Darry, de 500 habitantes, situada en la costa del mas Báltico alemán. A unos 600 kilómetros de distancia, en la ciudad de Sajonia Plauen, de 50.000 habitantes, en el este de Alemania la policía detuvo a Susann F., de 28 años, como sospechosa de haber matado a tres hijos recién nacidos y de esconder los cadáveres en una maleta, una despensa y el balcón de su casa.

La pregunta se repite sin cesar en todos los telediarios y en la calle: "¿Por qué?". Nadie se explica que las madres hayan matado a sus hijos y abundan los comentarios sobre la perversa sociedad en la que nadie se ocupa de su vecino. No faltan las críticas a los funcionarios encargados de proteger a la niñez y a los educadores en las escuelas.

Se puede explicar lo ocurrido por el anonimato de la vida en las ciudades, ¿pero qué ocurre cuando el crimen se produce en una aldea de menos de 500 habitantes? Las versiones de los vecinos no coinciden. Unos declaran que los niños de Darry daban la impresión de abandono. Otros aseguran que tenían buen aspecto. La presunta homicida se encontraba sometida a tratamiento psiquiátrico, pero las autoridades declararon ayer que un reciente dictamen no hacía la menor referencia a una posible peligrosidad.

En el caso de Plauen la joven madre, que tiene dos hijos varones, se había mudado de casa nueve veces en los últimos años y siempre lo hizo con las maletas en las que llevaba los cadáveres de sus tres bebés.

* Este artículo apareció en la edición impresa del jueves, 06 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50