Pujol y Barrera defienden la unidad de los catalanistas

Debilitados y preocupados como catalanes. Así dijeron sentirse el ex presidente de la Generalitat Jordi Pujol y el ex presidente del Parlament Heribert Barrera, ayer en el Palau de la Música en un diálogo de reflexión sobre el nacionalismo catalán.

Barrera abogó por una acción de "urgencia" para volver a situar a Cataluña en una fuerte posición frente a España, con la que, aseguró, se está en "estado de guerra". El republicano lamentó la "desorientación" que invade a los catalanes por los "cambios" de los últimos años, como la llegada de inmigrantes. De ahí su pesimismo ante el futuro. El revulsivo que propuso para acabar con la incertidumbre fue la "unidad" de los catalanistas, alineándose así con la tesis del convergente Artur Mas. Barrera invitó a la abstención en las generales de marzo como método para conseguir la reacción de la clase política catalana.

Más información

Pujol, por su parte, se mostró más optimista, pues, en su opinión, los políticos han conseguido mejorar la situación de Cataluña en todos los ámbitos. Sin embargo, discrepó de Barrera y aseguró que la solución para que Cataluña recupere su fortaleza no pasa por quedarse en casa en las legislativas de marzo; sino por "reforzar el sentido de país" mediante el fortalecimiento de los partidos catalanistas. "Estamos en un momento de cambio y nos hace falta redefinir el liderazgo y el proyecto que tenemos", dijo Pujol en el acto, que congregó a unas 300 personas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 04 de diciembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50