Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Necrológica:

Víctor Celada, batería

Tocó con los más conocidos músicos del jazz vasco

La noticia del fallecimiento de Víctor Celada, el pasado 24 de noviembre, ha corrido como la pólvora por los mentideros y foros jazzísticos. A sus escasos 33 años, Víctor era una de las más consistentes promesas de nuestro jazz, además de un tipo cercano y asequible.

Quienes le conocían mejor sabían que, en su caso, la procesión iba por dentro y eran sus escondidos demonios interiores los que le llevaban a desaparecer de cuando en cuando, para reaparecer al cabo de un tiempo con entusiasmo renovado. En una de éstas, Víctor dejó su Vitoria natal para establecerse en Barcelona, donde trabó conocimiento con Miguel Blanco, líder de la banda de latin jazz La Calle Caliente, con quien colaboró habitualmente en sus últimos años.

Víctor Celada cursó sus estudios musicales en el Conservatorio Jesús Guridi de Vitoria y en la prestigiosa Berklee School of Music de Boston (EE UU). Como baterista se definía por ser un intérprete apasionado; un puro frenesí.

A lo largo de su corta pero intensa vida profesional, tocó junto a la crema y nata del jazz vascuence: Iñaki Salvador, Javier Colina, Andreij Olejniczak (residente en Bilbao), Jon Urrutia, Gorka Benítez..., formó pareja artística con el guitarrista Dani Pérez y acompañó al percusionista norteamericano Don Alias, recientemente fallecido; fuera del jazz, ha podido escuchársele acompañando a los cantautores Mikel Laboa, Ruper Ordorika, Miren Aramburu y Gari y al guitarrista flamenco Juan Manuel Cañizares. Grabó un único álbum a su nombre, Punch, en el año 1997.

Víctor era hijo del también baterista Ángel Celada. El pasado domingo, Ángel hizo público un texto a través del correo electrónico recordándole como un ser "intenso y apasionado, con una sensibilidad que quizás le desbordó... Escucho su discurso en los tambores, ¡qué talento! Recuerdo su mirada, su sonrisa..., le quería, le quiero y aún le voy a querer más. Con todo mi amor y admiración".

* Este artículo apareció en la edición impresa del Martes, 4 de diciembre de 2007