El PP apoyará los presupuestos de Orozco "por responsabilidad política"

El alcalde afirma que la propuesta del BNG "no había por donde cogerla"

Partido dos Socialistas de Galicia y Partido Popular volvieron a escenificar ayer su aproximación en el Ayuntamiento de Lugo, que permitirá al gobierno minoritario del alcalde socialista Xosé López Orozco sacar adelante los presupuestos del próximo año.

Enfrente se sitúa únicamente el BNG, que ve al regidor dispuesto "a bailar la melodía interpretada por el PP", que durará, según el portavoz nacionalista, Xosé Anxo Laxe, hasta que el alcalde "quiera mantener esta danza tan original".

Pese a todo, el Bloque aún no descartar gobernar con los socialistas

El acuerdo con el PP permite a López Orozco resistir sin un gran desgaste la difícil papeleta que le depararon las últimas elecciones municipales al haberse quedado a un solo concejal de la mayoría absoluta. La falta de entendimiento entre PSOE y BNG convirtió a Lugo en la única gran ciudad gallega gobernada en minoría pero, de momento, el alcalde sortea la situación con el PP como inesperado aliado. "¿Creen que a los ciudadanos de Lugo les molesta que su alcalde tenga cintura suficiente -y subrayen lo de cintura por favor- para negociar con el PP?", se preguntó ayer el alcalde ante los periodistas. "El que no sepa negociar en política, que lo deje", sentenció.

PSOE y PP ya pactaron anteriormente el funcionamiento orgánico de la corporación y el reparto de dedicaciones exclusivas. Entre ambos se atisba también otro acuerdo: crear una empresa mixta, a la que se opone rotundamente el BNG, para gestionar el ciclo del agua.

El portavoz del PP, Joaquín García Díez, afirmó que va a apoyar los presupuestos por "responsabilidad política". Además se congratuló de haber realizado "aportaciones en positivo". "No hubo ni una sola condición que haya puesto mi grupo para mermar al equipo de gobierno, dificultar la aprobación de los presupuestos, o sacarle los colores a nadie", recalcó.

El PP presentó una serie de propuestas alternativas al proyecto de presupuestos del equipo de Orozco que fueron aceptadas "casi al 100%", lo que se traduce, dijo, en unas partidas "más inversoras, más coherentes, más cohesionadas y con mayor participación ciudadana". Con este apoyo, García Díez hizo hincapié en que se salvarán inversiones importantes a las que aspira el gobierno municipal a través del Plan Urban, que serían "imposibles" en el caso de que no se lograra una aprobación inicial de los presupuestos.

Por su parte, López Orozco lamentó que no se haya podido conseguir un consenso con el BNG. El grupo nacionalista presentó una propuesta alternativa que, según el alcalde, "no había por donde coger". Orozco expresó su "máxima alegría" y sostuvo que, por encima de cuestiones políticas, quien gana "es la ciudad". Afirmó que entre el PP y el PSOE "hay diferencias que todos conocen", pero alabó las aportaciones de los populares, que "no cambian" lo sustancial del proyecto de su gobierno.

Con esta situación, el BNG se queda como un actor pasivo fiel a su oposición beligerante con Orozco. Laxe cuestionó el acuerdo porque, dijo, "no mejora para nada los Presupuestos" ya que, según él, el PP tan sólo logró cambiar partidas que suman 360.000 euros. Aunque apuntó que el entendimiento entre PP y PSOE es "verdaderamente sólido", Laxe aún no descarta un acuerdo de gobierno, pero ironizó: "Dos no bailan si uno no quiere y aquí hay alguien [Orozco] que prefiere bailar otra melodía. Es la melodía que está interpretada por el PP, donde el bailarín parece más atractivo".

* Este artículo apareció en la edición impresa del viernes, 30 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50