La maestra que llamó Mahoma a un peluche en Sudán será deportada

El tribunal sudanés que juzga a la maestra británica por supuestas ofensas contra la religión la ha encontrado culpable y la ha sentenciado a 15 días de cárcel y a abandonar luego el país. Gillian Gibbons estaba acusada de ofender a las creencias religiosas e incitar al odio por permitir a sus alumnos ponerle el nombre de Mahoma (Mohamed en árabe) a un osito de peluche.

La fiscalía sudanesa decidió presentar ante la justicia a la ciudadana británica conforme al artículo 125 del Código Penal por lo que podría haber sido condenada a seis meses de cárcel, pagar una multa, o recibir cuarenta latigazos. Gibbons fue detenida el pasado domingo después de que el Ministerio de Educación sudanés recibiera una queja de varios padres molestos porque había permitido a sus alumnos de siete años del Unity School de Sudán ponerle el nombre de Mahoma al osito.

El asunto se ha convertido en tema de primera línea para la diplomacia entre Reino Unido y Sudán, ya que desde Londres lo achacan todo a un "malentendido" y aluden a la tradición del Reino Unido en "tolerancia religiosa" para defender la inocencia de su compatriota.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS