Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Zapatero anticipa que Bono presidirá el Congreso si gana las elecciones

El PSOE confía en que el ex ministro recupere tres escaños en Castilla-La Mancha

"Trabajaré para que la ausencia de José Bono de la vida política sea lo más corta posible". Esta intención la expresó el presidente del Gobierno, José Luis Rodríguez Zapatero, en abril de 2006 cuando su ministro de Defensa abandonó el Gobierno. Diecinueve meses después, Bono ha sucumbido a "la tenacidad" del presidente y acepta su oferta de volver a la política como diputado al frente de la lista del PSOE al Congreso por Toledo.

Pero no sólo eso. En un gesto inédito e insólito para el resto de los partidos políticos, Bono desveló que el presidente le ha ofrecido ser el candidato del PSOE a la presidencia del Congreso si gana las elecciones. Al mediodía de ayer, Bono y el secretario de Organización, José Blanco, tras una entrevista de cuarenta minutos con Zapatero en la sede del partido, anunciaron su buena nueva.

La sorpresa vino por el anuncio de esa oferta, ya que desde hace casi un año se conocía que el puesto era el deseado por Bono para su retorno. Desde el PSOE nunca se negó, lo que creó una situación de desaire hacia el presidente del Congreso, Manuel Marín, a pesar de que todas las partes se esforzaron por mostrar la máxima naturalidad. Marín hace dos semanas que anunció su retirada de la vida política. Ayer utilizó el humor cuando se le requirió una opinión: "Yo ya no soy de este mundo".

Momentos antes, Bono había declarado: "He aceptado volver a la política para ser consecuente con mi condición de español, de socialista y de amigo del presidente del Gobierno", dijo tras elogiar a José Blanco.

El significado de la vuelta de Bono a la política fue objeto de toda suerte de reflexiones en los parlamentarios socialistas que conocieron la noticia en el Congreso. La mayoría desterró la posible tesis de que el presidente con la vuelta de Bono lanzaba un mensaje de complicidad hacia el electorado más moderado.

El afectado reconoció que no le importaría en absoluto que le votaran "personas de derechas", aunque él aseguró que no lo es. Las abultadas mayorías absolutas de Bono en su región, con cuatro victorias consecutivas en las autonómicas, muestran que ha traspasado barreras ideológicas que volvían a cerrarse en las generales. "Voy a tratar de que mi partido obtenga una amplia mayoría y si es absoluta no lo voy a lamentar", señaló Bono.

Y esto es lo que quiere el PSOE: que Bono sume "dos o tres escaños más", según la dirección socialista, con el recordatorio de que estas elecciones se ganarán por una docena de escaños.

El ex ministro y ex presidente de Castilla-La Mancha tratará de revertir el resultado en Toledo, donde el PP obtuvo 3 escaños en 2004 frente a dos del PSOE. También se espera que ayude a consolidar el tercer escaño por Ciudad Real y que invierta la situación de Cuenca y Guadalajara, donde el PP tiene dos escaños frente a 1 del PSOE. Se trata de que Bono repita, como ha hecho durante más de 20 años y consiga el voto de sus paisanos. Tengan el color político que tengan

Sorpresa en la Cámara

A no ser que el PSOE obtenga mayoría absoluta y pueda nombrar con sus propios votos al presidente del Congreso, tendrá que recurrir a otros grupos para conseguir su objetivo. Por esa razón, en los grupos parlamentarios de la oposición causó sorpresa la nominación de José Bono. "CiU tiene mucho que decir y que decidir", precisó su portavoz, Josep Antoni Duran Lleida. Gaspar Llamazares (IU) advirtió que su grupo tendrá que ser escuchado. Es más, ellos optarían por una mujer. Y en la misma línea, ERC, PNV y EA. El PP fue al ataque político más que contra el procedimiento. "El retorno de Bono es el beso de Judas", interpretó el diputado Alejandro Ballestero. Muy pocas veces ha habido acuerdo entre el PSOE y el PP para votar la presidencia del Congreso. No lo hubo con Manuel Marín. Sin embargo, el PSOE de Zapatero inauguró talante en la pasada legislatura y sus diputados votaron a favor de la candidata del PP, Luisa Fernanda Rudi.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007

Más información