Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Entrevista:

"No podía votar leyes como la del matrimonio gay"

Una senadora socialista abandona la política por su fe católica

La senadora Mercedes Aroz (Zaragoza, 1944), divorciada, con dos hijos y dos nietos, cofundadora del PSC y parlamentaria socialista desde hace 21 años, anunció ayer en declaraciones a Europa Press que deja la política para culminar su "conversión al cristianismo" tras "tres décadas de ideología marxista y atea". En 2004, como candidata de la Entesa (PSC-ERC-ICV) por Barcelona, obtuvo más votos que ningún otro senador en España. Ahora renuncia a repetir en el cargo por discrepancias con la dirección del PSOE surgidas a cuenta de leyes como la del matrimonio gay, que "chocan con la ética cristiana".

Pregunta. ¿No se puede ser cristiana y socialista?

Respuesta. Claro que sí, hay muchos católicos en el PSOE. Pero cuando el socialismo pone en juego los valores por una concepción materialista del ser humano... A lo largo de esta legislatura he tenido una discrepancia profunda sobre leyes importantes. Yo no podía apoyar la ley del matrimonio gay, que altera la institución del matrimonio, o la investigación con células madre, que choca con el respeto a la vida. Por eso no asistí a la votación de ambas en el Senado.

P. ¿Cómo se pasa del marxismo a la fe católica?

R. La fe es un don de Dios. Yo me di cuenta en el año 2000, cuando el Papa Juan Pablo II convocó a dos millones de jóvenes en Roma. Aquello me hizo reflexionar sobre la izquierda.

P. ¿Su partido ha entendido las razones de su renuncia?

R. Sí, han sido amables y cariñosos. Estoy muy agradecida al PSC por haberme permitido trabajar por la sociedad, pero hay que saber decir adiós. Este proceso ha sido difícil; sin embargo, hoy me siento plenamente integrada en la Iglesia. Y he hecho esta conversión apoyándome, siempre, en la razón.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Viernes, 30 de noviembre de 2007