_
_
_
_
Reportaje:

El Jean Gabin de O Carballiño

La Xunta premia a José García, estrella del cine francés e hijo de orensanos

Es un desconocido en Galicia, la tierra natal de sus padres, en la misma proporción en que es famoso en Francia. El actor José García (París, 1966), tras alzarse como uno de los más cotizados del país vecino, reivindica ahora un retorno a sus raíces familiares con la intención de ejercer de "embajador del cine gallego" e incluso promover una coproducción que dé a conocer los encantos de Galicia y la calidad de su audiovisual.

Esos dos propósitos en las que la figura de la gran pantalla francesa lleva ya más de tres años trabajando le valieron ayer uno de los dos premios Chano Piñeiro que otorga la Xunta para reconocer a quienes promocionan el cine autóctono. El veterano realizador Jaime de Armiñán (Madrid, 1947), que convirtió a la comunidad autónoma en plató de cine de cuatro de sus 15 películas, se llevó el otro premio, el de Audiovisual Internacional. Ambos galardones serán entregados mañana durante una gala en A Coruña en la que también se homenajeará, en presencia de su viuda, a Chano Piñeiro, autor del primer largometraje de ficción en gallego, Sempre Xonxa.

García, habitual en papeles cómicos, siente que aquí le ven como "un intelectual"

José García, mientras practica desde París su aún titubeante gallego para hablar mañana en la entrega de los premios, reconoce que no es fácil dar con una historia que sea suficientemente interesante para hacer una coproducción franco-gallega "que sea exportable". "Vamos poco a poco, es una idea que está en desarrollo desde hace dos o tres años", destaca. Hay gente interesada y los paisajes de Galicia también contribuyen a llamar la atención. "Pero lo difícil", insiste García, "es encontrar una historia que permita aprovecharse de esos lugares en bruto de la costa o de los bosques impresionantes".

Otro de los problemas que apunta es la falta de infraestructuras, sobre todo en la costa, para acoger el despliegue de medios de un rodaje. "Pero hay gente interesada e incluso quienes ya fueron a Galicia a buscar escenarios". Para García, sólo es cuestión de tiempo. Ahí están, subraya, las tres coproducciones franco-españolas que se estrenarán en los próximos meses y en las que él participó: GAL, rodada en España, la tercera entrega de Astérix et Obélix y Sa majesté Minor, de Jean-Jacques Annaud, filmada en Valencia.

De momento, como destacó ayer el secretario de Comunicación de la Xunta, Fernando Salgado, el actor francés ya consiguió que "grandes realizadores hayan colocado a Galicia en el punto de mira de sus cámaras". García se ríe de su falta de notoriedad en España, donde es considerado "casi un intelectual" por su participación en películas de autor, lo cual no deja de ser cómico para un actor que en Francia está en primera línea por sus interpretaciones, principalmente, de personajes de comedia. "Cuando hicimos una retrospectiva de mi carrera en Santiago, hace dos o tres años, vinieron 10 personas. Mañana en la gala de A Coruña creo que vienen 900. No está mal", dice entre risas este hijo de emigrantes gallegos que fue homenajeado en 2006 por O Carballiño, la villa natal de su madre, y donde conoció al cineasta José Luis Cuerda, con el que aún no pudo trabajar. "Pero está ahí, pendiente", asegura García.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Con una formación que incluyó desde el prestigioso Court Florent de París al Actor's Studio de Nueva York, se ha consolidado como uno de los actores cómicos más cotizados. Ganador del premio Jean Gabin en 2001, también tiene en su haber importantes papeles en dramas como Arcadia, de Costa Gavras.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_