_
_
_
_

La Universitat llenará 16.000 metros cuadrados de tejados con paneles solares

Ignacio Zafra

Se aprovechará hasta el último palmo de las azoteas. La Universitat de València instalará 16.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos en todos sus edificios a excepción de aquellos inmuebles históricos (La Nau, Rectorado, Facultad de Medicina) en los que pudieran tener un impacto visual negativo. La institución dejará de emitir anualmente 891.878 kilogramos de C02 a la atmósfera, lo que representa unas 40.000 toneladas en el tiempo estimado de vida útil de las placas (40 años), y se convertirá en el primer productor de energía solar de la ciudad de Valencia y en uno de los mayores parques urbanos de España.

La adquisición de los equipos, aprobada ayer por el consejo de gobierno de la universidad, se realizará mediante un arrendamiento financiero (leasing) a 15 años y costará 14 millones de euros. La Universitat evacuará su producción de energía a la red de distribución. El dinero que reciba por ella, señaló el rector Francisco Tomás, permitirá que la inversión empiece a rendir beneficios 17 años después de encender las placas. En los 13 años siguientes, la Universitat estima que ingresará 60 millones vendiendo energía limpia. "Es una contribución efectiva", dijo el rector, "para preservar nuestro planeta".

Los paneles producirán 8 millones de kilovatios hora al año, lo que equivale al 10% del consumo de energía eléctrica de la institución "actualmente", precisó Tomás, ya que la universidad prepara paralelamente un plan de ahorro energético.La Universitat de València espera poner en marcha su parque solar en octubre de 2008. Antes deberá celebrarse el concurso público y la institución tendrá que recibir la autorización de la Consejería de Infraestructuras para inscribirse en el registro de instalaciones de producción de energía eléctrica en régimen especial y la de Iberdrola. La eléctrica, aseguró el rector Francisco Tomás, ha mostrado buena disposición ante la iniciativa. "Esperamos que sirva también para que otras instituciones, entidades y la sociedad en general se anime" a seguir el mismo camino, dijo el rector.

No es el objetivo principal, pero la iniciativa, que hará ganar a la institución 60 millones de euros en los próximos 30 años con la venta de la energía, no deja de inscribirse en la política de la Universidad para aumentar su captación de ingresos del sector privado. El plan de financiación pactado con la Generalitat fija en un porcentaje de referencia del 18% del presupuesto total lo que los campus deben captar al margen de las subvenciones públicas. La Universitat de València, que ayer aprobó su presupuesto para 2008, ha estimado que alcanzará el 22,3% en el próximo ejercicio. Es decir, 82 millones de euros de los 383,6 del presupuesto global.

Un 14,4% de ese porcentaje proviene de las tasas que pagan los estudiantes al matricularse. El resto, sobre todo, de la recepción de fondos en convocatorias competitivas para proyectos de investigación europeos, estatales y de la Generalitat.

El rector, que compareció ante la prensa en compañía del gerente, Joan Oltra, subrayó también que el plan plurianual de financiación de las universidades se encuentra agotado "y es necesario renovarlo". Para 2008 se prevé una nueva prórroga del modelo que expiró oficialmente en el año 2003.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Tomás y Oltra recordaron que la caja de la Generalitat para las universidades se ha quedado vacía antes de tiempo y el Gobierno valenciano ha dejado de transferir el dinero destinado a pagar las nóminas de los empleados y las facturas del agua y la luz, lo que obliga a los campus a endeudarse. El problema se reproduce puntualmente el último trimestre de cada año porque las Cortes aprueban un presupuesto para las universidades menor que el Consell acuerda con ellas. La Generalitat, que transfiere hacia febrero lo adeudado pero no los intereses que generan los créditos, "no puede prolongar esta situación indefinidamente", dijo el rector.

La Universidad Politécnica se une por su parte a las iniciativas verdes con unas jornadas (del 10 al 13 de diciembre) para mostrar las posibilidades de ahorro energético doméstico organizadas con Unión Fenosa.

LOS DATOS DE LA OPERACIÓN DE ENERGÍA LIMPIA

- La Universitat de València instalará 16.000 metros cuadrados de paneles fotovoltaicos en los techos de los edificios de sus tres campus.

- La producción energética alcanzará los 2,8 millones de kilovatios hora anuales, lo que equivale al 10% de su consumo de energía eléctrica al año de la institución.

- La medida supone evitar la emisión a la atmósfera de 891 toneladas de CO2 al año.

- La adquisición de los paneles, cuya vida útil se fija en 40 años, se realizará mediante una operación de arrendamiento financiero. La energía generada se evacuará a la red de distribución.

- 17 años después de que se pongan en marcha, las placas empezarán a rendir beneficios a la universidad. Los ingresos en los 13 años siguientes se estiman en 60 millones de euros.

- Solo quedarán fuera de la iniciativa inmuebles históricos como La Nau y el Rectorado.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Sobre la firma

Ignacio Zafra
Es redactor de la sección de Sociedad del diario EL PAÍS y está especializado en temas de política educativa. Ha desarrollado su carrera en EL PAÍS. Es licenciado en Derecho por la Universidad de Valencia y Máster de periodismo por la Universidad Autónoma de Madrid y EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_