Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

El Banco de España advierte contra la puja electoral para rebajar impuestos

El gobernador sólo admite "reformas moderadas" que preserven el superávit

Los partidos ya huelen las urnas y los anuncios de rebajas de impuestos se suceden. A menos de cuatro meses para las elecciones generales, el PP hizo honor a su condición de aspirante y dio el pistoletazo de salida el pasado domingo con una propuesta para eximir del pago del IRPF a los trabajadores o pensionistas que ganen menos de 16.000 euros anuales. El Gobierno socialista criticó la iniciativa el lunes y tres días después abrió la puerta a nuevas reformas en la próxima legislatura. Ayer, el gobernador del Banco de España, Miguel Ángel Fernández Ordóñez, quiso lanzar un aviso a navegantes antes de que la puja se desboque.

Fernández Ordóñez pide "prudencia" ante nuevas subidas del salario mínimo

"Mi preocupación es que las reformas fiscales, en lugar de ser moderadas como hasta ahora, fueran más allá y se comieran el incremento de los ingresos públicos", dijo Fernández Ordóñez tras una comparecencia en el Senado, cuando los periodistas le inquirieron sobre los últimos anuncios de PP y PSOE.

El gobernador del organismo supervisor matizó que "puede caber" una nueva rebaja de impuestos "si hay aumentos estructurales de los ingresos", pero siempre que "no pongan en riesgo" el superávit público cosechado en los últimos cuatro años. Sus reflexiones estuvieron más cerca de las palabras que empleó el jueves el vicepresidente segundo del Gobierno y ministro de Economía, Pedro Solbes, para dar a entender que habrá un recorte de impuestos en el programa electoral socialista que de los argumentos con los que el PP acompaña su propuesta.

Solbes, como Fernández Ordóñez -que fue su secretario de Estado de Hacienda hasta 2006-, condicionó cualquier nueva rebaja a que haya excedente de ingresos públicos sobre lo presupuestado. Y apostó por un recorte del IRPF "con atención a las rentas más bajas".

En la legislatura que ahora acaba, el Gobierno socialista ha reformado el IRPF (recorte del tipo máximo del 45% al 43%, deducciones por nacimiento, ajuste a la inflación, etcétera) y el de sociedades (el tipo pasó del 35% al 30%), con un coste estimado, o ahorro para los contribuyentes, de 8.700 millones de euros.

La propuesta del PP parece más radical. A la idea de dejar el tipo máximo del IRPF en el 40% y el del impuesto de sociedades en el 20%, añade ahora la exención a los que ganen menos de 16.000 euros en el IRPF, aunque se resiste a desvelar los detalles. Su coordinador electoral, Juan Costa, ha rechazado cuantificar cuál sería el impacto de estas rebajas con el argumento de que los recortes de impuestos también tienen un efecto positivo en la recaudación al dinamizar la economía.

En su comparecencia ante la comisión de Presupuestos del Senado, Fernández Ordóñez enfatizó la importancia de mantener un "nivel suficiente de superávit" en un contexto de incertidumbre por las repercusiones financieras del impago de hipotecas de alto riesgo estadounidenses. El gobernador destacó el "potencial estabilizador" de unos presupuestos con saldo positivo y el margen de maniobra que permiten ante un incremento de las pensiones por el envejecimiento de la población.

Sobre la evolución de la economía, Fernández Ordóñez reiteró que el crecimiento se moderará hasta el 3% en 2008 "siempre que las turbulencias financieras tengan una duración limitada". Y auguró que el impacto en la inflación del alza del petróleo y los alimentos se dejará notar al menos hasta abril, con un incremento del "riesgo de propagación al resto de la economía".

Fernández Ordóñez volvió a la carga contra las cláusulas de garantía salariales como uno de los factores que pueden contribuir a hacer "más persistente el rebote de la inflación", aunque reconoció que los costes laborales siguen "una trayectoria de moderación". Sobre la propuesta socialista de subir el salario mínimo de 600 a 800 euros, el gobernador llamó a estudiar la iniciativa "con prudencia" por sus efectos inflacionistas.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 24 de noviembre de 2007