Fina lluvia de ayudas tras la riada

Los afectados solo han recibido en mano ayudas para las necesidades básicas

El Verger, Els Poblets y Calp, tres de las poblaciones de Alicante que sufrieron los mayores daños a consecuencia de la riada del 12 de octubre, se recuperan lentamente de las secuelas de la inundación. La tromba de agua dañó centenares de casas y causó desperfectos en viales e infraestructuras. Los afectados, en plena vorágine para reflotar sus propiedades y negocios, están a la expectativa de que se materialicen en su totalidad las ayudas prometidas por la Administración (Consell y Gobierno).

Xàbia no fue incluida hasta ayer en la lista oficial de damnificados
Los agricultores denuncian que no se han reparado los daños en el campo

40 días después de la riada, los afectados solo han tocado con sus manos las subvenciones de la Generalitat para reponer los enseres básicos arruinados con la inundación. En Xàbia, ni tan siquiera han podido acceder a estas ayudas de urgencia. Hasta ayer, la población no fue incluida en el listado oficial de municipios damnificados.

La demora de las ayudas, en especial las relacionadas con la reparación de las viviendas, empieza a hacer mella entre los vecinos El Verger y Els Poblets, donde la monumental crecida del río Girona arrasó casas y huertos en un radio de unos 100 metros en ambos márgenes del cauce.

El Verger, uno de los municipios más golpeados, recibió 1.157.000 euros de la Consejería de Bienestar Social. La riada inundó 280 casas, nueve de las cuales serán demolidas.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En Els Poblets, Bienestar Social repartió 1.850.000 euros la primera semana para hacer frente a las necesidades más urgentes de un municipio donde 450 casas y 39 comercios resultaron inundados. "No hay malestar, solo expectación", señala el alcalde, Jaime Ivars, del PP. En este municipio se están rehabilitando por completo 14 casas, a cargo del Instituto Valenciano de la Vivienda.

En Calp la complejidad técnica y administrativa para evaluar los daños es la causa del retraso de las ayudas a los afectados, según asegura el alcalde, el socialista Luis Serna. "Hemos solicitado al Ministerio de Medio Ambiente y a la Generalitat que establezcan un consenso, para que las ayudas no se solapen", señala el regidor. La catástrofe en Calp arrojó estas cifras: 73 viviendas, 167 comercios, 1.500 coches, y 2.000 personas afectadas. Según Serna, los damnificados recibirán 84.000 euros de la Consejería de Bienestar Social, en cuanto se complete la evaluación de daños.

Xàbia fue incluida ayer en el Boletín Oficial del Estado (BOE), que engloba definitivamente a todos los municipios afectados por las lluvias torrenciales. Este extremo también permitirá a los afectados acceder a las ayudas urgentes. "Hasta ahora, nadie ha recibido nada", asegura el concejal de Servicios Sociales, José Erades. Un informe municipal cifra el número de expedientes recogidos en la Oficina de Atención a los damnificados en 831, distribuidos entre 328 viviendas, 78 comercios, 153 coches y 107 embarcaciones afectadas, entre otros.

El Consell envió ayer una nueva delegación a la zona afectada por la riada del Girona, encabezada por el titular de Economía, Gerardo Camps. Este y los consejeros de Gobernación y Bienestar Social, Serafín Castellano y Juan Cotino, respectivamente, se reunieron con los regidores de El Verger, Els Poblets y Beniarbeig. Al concluir el encuentro, Camps señaló que la Generalitat ya ha distribuido 3,1 millones de euros en ayudas urgentes, de las que se han beneficiado 636 familias, y destacó que se están ejecutando obras de rehabilitación, demolición y nueva construcción de viviendas por 15 millones de euros y otros 200.000 euros para reparar infraestructuras, como caminos rurales. El consejero anunció que la Generalitat financiará la construcción de nuevo puente del río Girona a su paso por Beniarbeig.

Unas horas antes de la visita a Els Poblets, Camps firmó un convenio con las tres cajas valencianas para adelantar a los empresarios las indemnizaciones por los daños de la riada.

En el apartado de infraestructuras rurales, los datos de Camps fueron rebatidos por el presidente de la Asociación Valenciana de Agricultores (AVA), Cristóbal Aguado, quien aseguró "que los daños en los campos no han sido reparados 40 días después de las inundaciones".

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS