El instructor propone expulsar a una juez de Motril por desatención

La magistrada mantuvo preso 437 días a un hombre que había absuelto

La juez de Motril (Granada) que mantuvo en prisión durante 437 días a un hombre al que previamente había absuelto se enfrenta a la separación definitiva de la carrera judicial. El instructor del expediente, que estudió este caso y el de otros dos reclusos que pasaron más tiempo del debido encarcelados, ha propuesto para la titular del Juzgado de lo Penal de Motril, Adelina Entrena, tres suspensiones definitivas y otra por un año por cuatro faltas muy graves: tres de desatención de sus competencias y una de ignorancia inexcusable en el ejercicio de sus deberes.

Más información
"No podría ni dormir por las noches"

La juez absolvió el 10 de enero de 2006 a José Campoy Maldonado por falta de pruebas del robo del que se le acusaba, pero se le olvidó enviar a la cárcel el mandamiento de puesta en libertad del recluso, que se encontraba en prisión provisional desde el 15 de diciembre de 2005. El error lo descubrió un funcionario del centro penitenciario el 21 de marzo de este año por lo que Campoy, que pensaba que había sido condenado, permaneció en total 437 días encarcelado sin causa.

La inspección visitó por sorpresa el juzgado el pasado junio y detectó numerosas irregularidades en el caso de Campoy. Entre la documentación que manejó la juez y las partes se encontraban varias copias de su orden de prisión, así como de comunicaciones del centro penitenciario que informaban de que Campoy estaba interno en condición de preventivo. Sin embargo, en su sentencia, Entrena escribió que se encontraba "en libertad provisional por esta causa".

La juez mantuvo también en prisión injustificadamente a D. A. S., acusado de maltrato familiar, al que condenó a siete meses de prisión en 2006. El preso recurrió la sentencia a la Audiencia de Granada, a la que el juzgado remitió el caso, pero sin advertir de que faltaban dos semanas para que se cumpliera la mitad de la pena, plazo máximo de prisión provisional sin sentencia firme, por lo que permaneció encarcelado. La juez sólo ordenó la libertad dos semanas después de que la Audiencia confirmara la pena, cuando el preso había cumplido 35 días más de lo que le correspondía.

Reclamación del abogado

Algo similar ocurrió con E. A. I., enviado a la cárcel por la juez como presunto autor de quebrantamiento el 22 de marzo de 2006 y condenado también por ella a seis meses de prisión. El preso recurrió y la causa se envió a la Audiencia el 22 de mayo, también sin informar de que faltaba un mes para el límite de la prisión provisional. El tribunal confirmó la sentencia el 18 de septiembre, casi dos meses después de que se cumpliera la mitad de su condena. El preso no salió de la cárcel hasta más de un mes después de haber cumplido su pena y fue su abogado el que lo reclamó.

El libro de presos preventivos, el registro con el que se computa el tiempo que pasan en prisión, era, según la inspección, "un instrumento inútil" en el que no aparecían ni Campoy ni D. A. S.

La Comisión Disciplinaria del Poder Judicial estudiará el expediente el miércoles. Su decisión se elevará al pleno, que resolverá en las próximas semanas si expulsa a Entrena.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS