Un ciclón causa 1.000 muertos en Bangladesh

La tormenta fuerza la evacuación de más de tres millones de personas

La ONU afirmó ayer que el violento huracán Sidr ha causado cerca de 1.000 muertos y daños "extremadamente graves" a su paso por Bangladesh, según los primeros datos, coincidentes con los de la agencia bangladeshí UNB, que cifra las víctimas en 1.100 fallecidos y 300 desaparecidos. El subsecretario de la ONU para Asuntos Humanitarios, John Holmes, explicó que la organización ha preparado "varios millones de dólares" del fondo de emergencias para paliar los efectos de la catástrofe, que ha forzado a evacuar a más de tres millones de personas.

Naciones Unidas ha calculado que hay unas 20.000 viviendas destruidas y ha informado de que unas 150 embarcaciones pesqueras, vitales para la subsistencia de la gente, literalmente han volado. Media docena de pequeñas islas han quedado bajo las aguas.

El ciclón, que llegó a Bangladesh la noche del jueves, alcanzó los 240 kilómetros por hora y causó una elevación del nivel del mar de cinco metros. "Hay áreas remotas e islas frente a la costa a las que los equipos de rescate todavía no han podido llegar", explicó el secretario de Gestión de Desastres, Ayub Mian, informa Efe.

Casas de hojalata

El dispositivo para hacer frente a emergencias ha quedado completamente desbordado, pese a que la Cruz y la Media Luna Roja tenían equipos trabajando sobre el terreno. La extrema pobreza explica el porqué hay una cifra tan elevada de víctimas: muchas buscaron refugio en sus pequeñas casas de bambú y hojalata, totalmente insuficientes para afrontar el viento huracanado, que poco después de irrumpir en el país se convirtió ya en tormenta tropical.

El ciclón es el peor de los últimos años en un país acostumbrado a tragedias provocadas por huracanes: en 1970, hubo 500.000 víctimas por un terrible ciclón. Otro causó 138.000 muertes en 1991.

Únete a EL PAÍS para seguir toda la actualidad y leer sin límites.
Suscríbete
Familiares de dos víctimas del huracán lloran ante los cadáveres en la aldea de Goyara, a 300 kilómetros al sur de Dacca.
Familiares de dos víctimas del huracán lloran ante los cadáveres en la aldea de Goyara, a 300 kilómetros al sur de Dacca.AFP

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS