Bhutto exige la renuncia de Musharraf

El presidente paquistaní defiende el estado de excepción

Las demandas de la ex primera ministra de Pakistán, Benazir Bhutto, al general Pervez Musharraf se endurecieron ayer: pidió su renuncia como jefe del Estado, ya no sólo como jefe de las Fuerzas Armadas. "Es hora de que se vaya. Debe renunciar como presidente", dijo por primera vez ayer a los medios la líder de la oposición que, con presión de EE UU, ha negociado durante meses un reparto de poder con el general.

Bhutto habló desde su arresto domiciliario en Lahore, donde la policía la retuvo el lunes, la noche antes de que iniciara la marcha que ella misma había convocado contra el presidente por el estado de excepción que dictó hace 10 días y el descabezamiento del Tribunal Supremo. "Ahora ya no podría, bajo ninguna circunstancia, ser primera ministra con Musharraf", aseguró. Su domicilio está rodeado por miles de policías y barricadas de alambre.

La ex primera ministra dijo también que la "dictadura militar de Musharraf ha acabado con la hoja de ruta de la democracia en Pakistán", y que ha pedido a todos los partidos formar una coalición contra el general, en particular al ex primer ministro Nawaz Sharif. La oposición se mostraba recelosa con la líder por su cercanía al general.

Musharraf, por su parte, se quejó ayer de la conducta de Bhutto. "Llegó de forma supuestamente conciliatoria, y ahora está en plena confrontación", dijo. El general defendió la declaración del estado de excepción, insistiendo en que no afectará a la celebración de las elecciones. "Las medidas adoptadas son para asegurar que las elecciones se celebren pacíficamente, sin que se produzcan disturbios", dijo el general, quien añadió que no sabe cuándo levantará el estado de excepción.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 13 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50