El Riu Sec ya no constituye un peligro de riadas para Castellón

La necesidad de proteger la ciudad de Castellón y a sus habitantes de las avenidas del río y, a la vez, de recuperar una superficie importante de suelo para el ocio y la comunicación de la ciudad fueron los motivos por los que se proyectó el encauzamiento del llamado Riu Sec de la capital de La Plana. El delegado del Gobierno, Antoni Bernabé, inauguró ayer las obras y destacó que el proyecto, además, "contribuye a romper la división de Castellón y a garantizar el mejor crecimiento y desarrollo de la ciudad". Las obras del tramo de 10,8 kilómetros entre la AP-7 y la desembocadura las comenzó el Ministerio de Medio Ambiente en 2003 y han contado con un presupuesto de 50,19 millones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS