_
_
_
_

Tres detenidos en Moratalaz por tráfico de drogas

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo

¿Quieres añadir otro usuario a tu suscripción?

Si continúas leyendo en este dispositivo, no se podrá leer en el otro.

¿Por qué estás viendo esto?

Flecha

Tu suscripción se está usando en otro dispositivo y solo puedes acceder a EL PAÍS desde un dispositivo a la vez.

Si quieres compartir tu cuenta, cambia tu suscripción a la modalidad Premium, así podrás añadir otro usuario. Cada uno accederá con su propia cuenta de email, lo que os permitirá personalizar vuestra experiencia en EL PAÍS.

En el caso de no saber quién está usando tu cuenta, te recomendamos cambiar tu contraseña aquí.

Si decides continuar compartiendo tu cuenta, este mensaje se mostrará en tu dispositivo y en el de la otra persona que está usando tu cuenta de forma indefinida, afectando a tu experiencia de lectura. Puedes consultar aquí los términos y condiciones de la suscripción digital.

La policía ha detenido a una mujer y dos hombres que se dedicaban al tráfico de drogas en el distrito de Moratalaz, y que tenían su centro de operaciones en el edificio El Ruedo, que se levanta a orillas de la M-30 y fue construido en los años ochenta.

En una de las viviendas de este edificio se llevaba a cabo la venta. A principios de este mes, la policía fue alertada por varios vecinos acerca del incremento de personas que acudían al complejo de viviendas para comprar droga. Agentes de la Comisaría de Moratalaz comenzaron entonces a vigilar la zona y comprobaron que diariamente decenas de personas que no vivían allí acudían al edificio. También se dieron cuenta de que la única entrada de este bloque de viviendas estaba vigilada durante todo el día e incluso se impedía la entrada a personas "no habituales".

Más información
Un capitán en la reserva, supuesto jefe de una red de narcotráfico en Sevilla

Una vez obtenida la autorización judicial para la entrada y registro, los agentes detuvieron esta semana a tres personas. Una de ellas, Milagros M. F., de 46 años, era conocida como la matriarca del grupo, y estaba encargada de la venta de drogas. Los otros dos, Diego M. G., de 38 años -con antecedentes por robo, tráfico de estupefacientes y agresión a agente de la autoridad-, y Antonio M. S., de 20, se dedicaban al cobro y la vigilancia. Además, según fuentes policiales, Milagros, que también tiene antecedentes por tráfico de drogas, utilizaba a sus propios hijos, menores de edad, para la vigilancia exterior del edificio.

En la vivienda en la que se llevaba a cabo la venta de drogas los agentes encontraron pequeñas cantidades de cocaína y heroína, así como diversas joyas, relojes y móviles, obtenidos, según cree la policía, como pago de la droga.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_