Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra

Alcaldes a la greña por un nuevo hospital

Los presupuestos del Consell dejan fuera el centro sanitario de La Marina Baixa y La Vila Joiosa ofrece terrenos

Benidorm, que acoge a la mitad de los turistas que visitan la Comunidad Valenciana, continúa anclada en la década de los ochenta en cuanto a recursos hospitalarios. El hospital de La Vila Joiosa, construido en 1986 se pensó para atender a una población de 130.000 residentes, pero hoy presto servicio en verano a más de 500.000. Y así continuará siendo, ya que en los presupuestos de la Generalitat para 2008 ha desparecido esta partida. De los 18.150.000 euros de coste estimados, en las cuentas de 2007 el Consell incluyó 150.000 euros, y una previsión de 6 millones para 2008. Pero todo dependía si Benidorm cedía los terrenos. Ahora, su alcalde, Manuel Pérez Fenoll, del PP, hecha balones fuera y dice que la culpa es de los socialistas de Altea y su negativa a hacer la variante. El PP de Benidorm incluyó en 1995 esta infraestructura dentro del mapa sanitario comarcal, aunque la Generalitat no se lo tomó en serio hasta 2003. Entonces encargó que buscaran los terrenos y, de las tres posibilidades que ofreció Benidorm -el área de expansión de Terra Mítica, la zona logística del Salt del Aigua y unos terrenos privados en el linde norte con L'Alfàs- se acordó la más problemática, debido a la carencia de comunicaciones. El PSPV lo advirtió, pero el Gobierno local no hizo caso y alegó que al estar al norte del término municipal, era idóneo para prestar servicio a núcleos como Altea, L'Alfas y La Nucia, mientras las ciudades del sur ya disponían del centro de La Vila. El consistorio inicio una lenta y farragosa tramitación durante varios años para la adquisición de 60.000 metros cuadrados a los propietarios de los terrenos, en la partida de La Lloma. Cuando culminó el proceso se dio cuenta de que el hospital no se puede construir en una zona sin urbanizar, a la que sólo se puede llegar por caminos. El alcalde de Benidorm, Manuel Pérez Fenoll, culpó esta semana a Altea y a su gobierno socialista de oponerse a la variante de la N-332, y anunció una reunión con responsables de Fomento para desencallar este vial que salvaría la gestión realizada. Dejó el futuro del proyecto en manos socialistas, a pesar de que la circunvalación de Altea estuvo 10 años paralizada por el anterior gobierno del PP, que tumbó el trazado propuesto. En este contexto, el alcalde de La Vila Joiosa, el socialista Gaspar Lloret, ha ofrecido públicamente 60.000 metros cuadrados de terreno junto al actual hospital para construir el nuevo centro en lo que ha denominado la "ciudad sanitaria de La Marina Baixa".

El alcalde de Benidorm achaca los retrasos a la variante de Altea

Un centro "tercermundista"

El hospital de La Vila dispone de 262 camas para una población de 189.000 personas, (que en verano supera el medio millón) lo que significa una ratio de 1,9 camas por cada 1.000 habitantes, frente a las 6,2 camas por cada 1.000 habitantes de media en la Unión Europea, según datos del PSPV. En este mismo hospital la presión en urgencias es del 80,7%, mientras la media de la comunidad está en el 72,9%. Además, sería necesaria la contratación de 39 médicos en La Vila para que se cumpliera la ratio de 1.400 tarjetas sanitarias recomendadas por facultativo.

El presidente de la Junta de Personal, Luis Giménez, califica "tercermundista" la infraestructura, con quirófanos cerrados por goteras y humedades y pasillos convertidos en almacenes. La lista de espera en cardiología supera el año y en neurología y alergología los 9 meses, según sus datos. Después de años sin inversión Sanidad ha reservado 464.350 euros para mejoras en el centro. Aún así, la inversión en materia sanitaria en la Marina Baixa está a la cola de la provincia. Según la diputada socialista Rebeca Soler la situación es "alarmante" debido a la "dejadez" de los distintos responsables del PP.

* Este artículo apareció en la edición impresa del Domingo, 11 de noviembre de 2007

Más información