Cercanías: la política

La Academia de Ciencias Económicas se equiparará a las demás

La Real Academia de Ciencias Económicas y Financieras (RACEF) culminará antes de que acabe el actual curso académico su eterna batalla para conseguir formar parte del Instituto de España, acceso que supone su equiparación al resto de reales academias, su reconocimiento oficial y el acceso a las subvenciones del Ministerio de Educación y Ciencia. La RACEF, cuyos orígenes se remontan a 1758, permanece fuera del instituto porque tiene sede en Barcelona, y los estatutos del organismo, del franquismo, sólo establecen que puedan formar parte de la institución academias de Madrid.

"Será como jugar en la Champions tras haberlo hecho en segunda división", resume gráficamente el cambio el académico de la RACEF y senador del Partido Nacionalista Vasco (PNV) Javier Maqueda.

Más información

El Ministerio de Educación y Ciencia confirma que tiene listo un proyecto de Real Decreto en el que se modifica esta discriminación. "La decisión ya está tomada. Si la agenda legislativa lo permite, es posible que se publique antes de final de año. El plazo del fin del actual curso académico es razonable", señala Educación. La modificación conlleva dos requisitos: primero, que el ingreso de esta Real Academia, que preside Jaime Gil-Aluja, no signifique un incremento presupuestario. El dinero del Instituto de España se deberá repartir entre todas las reales academias (ocho). Y segundo, el ingreso no debe suponer ninguna discriminación por cuestión de sexo.

Acceso al presupuesto

En los Presupuestos Generales del Estado de este año, al Instituto de España se destinan 17,78 millones de euros, cifra que asciende a 18,33 millones en los presupuestos de 2008.

"Una real academia que reúne todas las condiciones y a personas de trayectoria científica, intelectual y docente extraordinaria, y que además tiene sede en una ciudad potente como Barcelona, debe ser como las demás, precisamente por su vocación de servicio a España, a Europa y a Iberoamérica, y en cooperación estrecha con el resto de academias", reflexiona el académico numerario de la RACEF y presidente de honor del Club de Roma, Ricardo Díez Hochleitner. "La tardanza en el ingreso", que el rey Juan Carlos apoya y a la que se ha opuesto un grupo de miembros de otras reales academias como la de Ciencias Morales y Políticas, "es ya intolerable", insiste Gil-Aluja.

* Este artículo apareció en la edición impresa del sábado, 10 de noviembre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50