El Gobierno vasco recusará a dos jueces del 'caso Ibarretxe'

La portavoz del Ejecutivo de Vitoria aduce que Ruiz Piñeiro y Antonio García no son imparciales

La recusación de los dos magistrados del caso Ibarretxe que impulsaron esta causa era un secreto a voces. La defensa del lehendakari, Juan José Ibarretxe, anunció ayer que recusará a dos de los magistrados de la Sala Civil y Penal del Tribunal Superior de Justicia vasco, encargada de juzgar al presidente por sus reuniones con varios dirigentes de Batasuna durante la pasada tregua de ETA. Los dos magistrados recusados son el presidente del alto tribunal vasco y de la Sala Civil y Penal, Fernando Ruiz Piñeiro, y Antonio García, presidente y portavoz de la conservadora Asociación Profesional de la Magistratura (APM).

La portavoz del Gobierno vasco, Miren Azkarate, recalcó ayer que ambos jueces "han hecho reiteradamente ostentación de su posición contraria a cualquier diálogo político para resolver los conflictos". Junto a ese argumento, los abogados de Ibarretxe esgrimirán que ambos jueces están "contaminados judicialmente", ya que han resuelto al menos tres recursos a las decisiones adoptadas por el juez instructor, Roberto Saiz. Estas dos recusaciones se suman a la anunciada la semana pasada por el Foro Ermua contra la magistrada Nekane Bolado, que se opuso a la apertura de la causa por no ver delito y que ha emitido votos discrepantes con la mayoría formada por García y Piñeiro.

El Gobierno vasco, en pleno enfrentamiento con la Sala de lo Civil y Penal por encausar a Ibarretxe, llegó a asegurar en enero pasado que algunas decisiones judiciales de gran "relevancia social" -en clara alusión a esta causa- podían "acabar por vaciar la credibilidad y estima social incuestionable de la Justicia". Pocos días después, el Consejo General del Poder Judicial pidió al Ejecutivo que moderara sus críticas y evitara declaraciones que pretendieran "hostigar y deslegitimar" a los jueces del caso. A lo largo de la instrucción de la causa, la defensa del lehendakari ha criticado la actuación del tribunal, al que llego a acusar de "vedetismo" y de "falta de garantías". Los letrados invocarán en las recusaciones sentencias del Tribunal de Estrasburgo en las que se reconoce el derecho de todos a disponer de un tribunal "imparcial", algo que "estos magistrados no cumplen", dijo Azkarate.

Las tres recusaciones serán resueltas por una Sala nombrada ad hoc, conocida como la Sala especial del 77. En caso de que prosperen, junto al magistrado Antonio Subinas, el tribunal se completaría siguiendo el turno preestablecido que va del magistrado más moderno al más antiguo. En este caso serían Juan Luis Ibarra y Manuel Díaz de Rábago, presidentes de las Salas de lo Contencioso y de lo Social, salvo que también fueran recusados.

Con todo, diversas fuentes jurídicas consideran que en este caso "no está tan claro que las recusaciones vayan a prosperar. No estamos ante un ejemplo tan claro como en el caso Atutxa".

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 06 de noviembre de 2007.

Lo más visto en...

Top 50