Reportaje:DISEÑO

El diseño habita en el Matadero

Madrid inaugura un espacio de 1.650 metros cuadrados consagrado a la difusión de las nuevas creaciones

La Central de Diseño abrió ayer sus puertas en las antiguas naves del Matadero de Madrid. Se trata de un espacio de 1.650 metros cuadrados que albergará una sala de exposiciones y dos aulas-taller destinados exclusivamente al diseño. Todo apunta a que se convertirá en un espacio de referencia de uso polivalente para la promoción y divulgación de este arte.

La Asociación de Diseñadores de Madrid (DIMAD) gestionará durante los próximos tres años -tras la firma de un convenio con el Ayuntamiento de la capital- la nave 17C, que acogerá actividades expositivas, didácticas y de interacción artística en torno al diseño y sus diferentes manifestaciones: gráfico, industrial de interiores o de moda.

Con ese atractivo toque de estudiado abandono, propio de los espacios recuperados del antiguo Matadero de Madrid, la nave correspondiente a la Central de Diseño ha sido adaptada para su nuevo uso por el arquitecto José Antonio García Roldán, quien ha realizado una intervención mínima que mantiene su carácter y agudiza su capacidad expresiva, a la vez que potencia su valor arquitectónico y su estética industrial.

"Este espacio está llamado a ser uno de los que mejor identifiquen el Madrid de principios del siglo XXI. Una ciudad como ésta no tendría un discurso cultural pleno si además de un homenaje al patrimonio cultural, como la reciente apertura de la ampliación del Museo del Prado, no hiciera una apuesta por la creación viva y por abrir las puertas a los nuevos creadores que protagonizan el dinamismo de esta ciudad", dijo el alcalde de Madrid, Alberto Ruiz-Gallardón, durante la inauguración.

"No somos un parque temático donde relatemos el pasado, sino una ciudad viva con una tensión latente y absolutamente convencida de que en la suma de sus ciudadanos reside su propia fuerza. Y esto necesita un espacio para la creación como este", continuó Gallardón.

La Central funcionará como un centro de difusión del diseño y como una herramienta de apoyo para su desarrollo económico y social. "Además de un laboratorio creativo y un lugar de encuentro entre profesionales, será un lugar de referencia para el diseño internacional desde donde se prepara ya el lanzamiento de la primera Bienal Iberoamericana de Diseño", adelantaba el presidente de DIMAD, el diseñador Manuel Estrada.

Por el momento, se trata del primer espacio de estas características en Madrid. Abierto no sólo a profesionales sino también al público aficionado, destinatario del programa divulgativo de La Central, "un lugar dirigido a la sociedad y no sólo a los profesionales", añadía Manuel Estrada. "El diseño tiene que acercarse a los ciudadanos y que éstos se acerquen al diseño".

Así, su exposición inaugural se ha dedicado a una de sus herramientas de trabajo por excelencia: la tipografía. El Diseño Dice tiene como eje argumental la letra y en ella han participado 200 profesionales y estudiantes, principalmente diseñadores gráficos pero también de otras disciplinas.

Coordinada por María Cuevas, la muestra se divide en tres áreas. Una que ofrece la visión poética de Fernando Beltrán y Manuel Estrada en torno a 12 palabras relacionadas con el diseño y escogidas a partir de las 12 letras que componen el título de la exposición.

En la segunda, 17 diseñadores de prestigio como Óscar Mariné, Isidro Ferrer, Alberto Corazón, Teresa Sapey o Stone Designs han trabajado en singulares montajes tipográficos en 2D y 3D. Y en la tercera, se muestran diferentes visiones de la tipografía en el diseño a través de 15 trabajos e intervenciones.

La exposición El Diseño Dice se podrá visitar hasta el próximo 26 de noviembre en La Central de Diseño, en el número 14 del paseo de la Chopera de Madrid.

* Este artículo apareció en la edición impresa del 0005, 05 de noviembre de 2007.