Selecciona Edición
Conéctate
Selecciona Edición
Tamaño letra
Reportaje:ES EL MOMENTO DE... | PROPUESTAS

Los pasos de Carlos V

Una travesía de ocho horas y 24 kilómetros rememora el último viaje del emperador Carlos V, justo antes de recluirse en el monasterio de Yuste; pretexto para descubrir, en una jornada (el 11 de noviembre), dos joyas cacereñas: el valle del Jerte y La Vera.

Se madruga (a las 7.00 parten los autobuses desde Plasencia), y se recomienda buen calzado, ropa de abrigo (a veces nieva en las cumbres) y provisiones (agua, frutos secos, barritas energéticas y bocadillo). La dificultad del recorrido es media-alta; no sólo por su longitud, sino por sus 900 metros de desnivel ascendente acumulado y otros 915 de bajada. Pero si las fuerzas flaquean, en la tercera fase se puede abandonar la proeza.

El último viaje de Carlos V, desde Tornavacas hasta el monasterio de Yuste, se conmemora el domingo 11 de noviembre con una caminata cacereña, entre encinas y gargantas, por el valle del Jerte y La Vera.

No se trata de morir en el intento, sino de recordar el viaje que en 1556 trajo a Carlos I de España y V de Alemania al monasterio de Yuste, donde esperó la muerte. Se repite aquel periplo: desde Tornavacas, y a través de campos de cerezos y bosques de castaños y encinas, se accede al collado de las Losas, de 1.100 metros. Luego se baja a La Garganta de la Serrá, se desvía la ruta hasta el puente Nuevo y, tras un momento de relax, se encara el cerro de la Encinilla (1.280 metros), lleno de robles. Desde lo alto de la sierra de Tormantos se contempla la Garganta de los Infiernos. Pero aún queda la última subida: el collado de las Yeguas, de 1.479 metros, el punto más alto, desde donde se divisa la comarca de La Vera, teñida de marrón rojizo. Después toca bajar, en zigzag, junto a la fuente del Beato y hasta la Garganta Yedrón. Plácidamente, junto a acequias y casas de pastoreo, se llega a la carretera del Guijo, y de ésta al puente de Palos, sobre la Garganta Jaranda.

Ya en la carretera C-501, que conduce a la meta, la noble población de Jarandilla. Allí reluce el castillo del conde de Oropesa, hoy parador de turismo, donde se hospedó el emperador exhausto. El cansancio del caminante no logrará eclipsar la satisfacción de haber disfrutado un día de deporte y naturaleza.

XXIII Travesía Carlos V. Precio: 14 euros. Incluye autobús desde Plasencia, una camiseta, seguro y, en Jarandilla, chocolate con churros. Información: Emilio Rodríguez, del Grupo Placentino de Montaña, en el teléfono 927 41 19 87

* Este artículo apareció en la edición impresa del Sábado, 3 de noviembre de 2007