El alcalde de San Martín nombra a su hijo jefe de protocolo

El edil del pueblo, de 7.000 habitantes, afirma que "goza de su confianza"

El Ayuntamiento de San Martín de Valdeiglesias (7.403 habitantes), gobernado por el PP, ha contratado a Pablo Martín Ávila, de 27 años, hijo del alcalde de la localidad, para ocupar el puesto de director de Comunicación y Protocolo y jefe de prensa. El regidor, Pablo Martín Cabezuela, mantiene que en el nombramiento se ha cumplido "escrupulosamente" la legalidad y que la elección de su hijo se ha debido a que es la persona "más adecuada para el puesto, tanto por su formación como por gozar de su total confianza". Martín Ávila trabaja el 75% de la jornada laboral y cobra por ello 19.032 euros brutos anuales, distribuidos en 14 pagas.

"Es una forma de gobernar impresentable. Llega a la alcaldía y coloca a su hijo", denuncia el portavoz de la oposición, el socialista José Luis García. "Preparado no sé si estará. Confianza, se presupone que existe entre un padre y un hijo. Pero el nombramiento de ético no tiene nada", añade. García ocupó el sillón consistorial durante 20 años hasta que en las últimas elecciones se lo arrebató el PP, que necesitó pactar con dos independientes. El equipo de gobierno está formado por cinco ediles del PP y dos de ACS; en la oposición se encuentran los seis ediles del PSOE.

El nuevo responsable de Comunicación es licenciado en Administración y Dirección de Empresas y está cursando Derecho, según un breve perfil que se puede consultar en la página web del Ayuntamiento. Además, es propietario de una empresa de servicios y ha escrito, en solitario y en colaboración, Las mil y una caras de Dios en el arte, Mil y una imágenes de la Virgen y Enciclopedia para las plantas de interior.

En su nuevo puesto será portavoz del Ayuntamiento y jefe del Departamento de Comunicación, de la oficina de prensa y del gabinete de la alcaldía. También se encargará de planificar, coordinar y dirigir la política de comunicación e imagen del Consistorio.

El alcalde se defiende de los ataques socialistas y sostiene que por primera vez se ha cumplido en el municipio la legislación en materia de contratación de personal de confianza al crear plazas de libre designación. "¿Al PSOE le parece inmoral que el alcalde contrate a su hijo? Pero se olvidan que cuando yo cese, él también se irá, no hará falta despedirlo", sostiene.

El fin de este tipo de contratación, recuerda Martín Cabezuela, es no hipotecar al Ayuntamiento ni a las futuras corporaciones creando puestos que luego permanecen ocupados por personal de la más estricta confianza de corporaciones anteriores.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Esther Sánchez

Forma parte del equipo de Clima y Medio Ambiente y con anterioridad del suplemento Tierra. Está especializada en biodiversidad con especial preocupación por los conflictos que afectan a la naturaleza y al desarrollo sostenible. Es licenciada en Periodismo por la Universidad Complutense y ha ejercido gran parte de su carrera profesional en EL PAÍS.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS