Cae el mayor capo de la droga por el alijo de 4.000 kilos de coca

Ramiro Vázquez Roma dirigía desde Cambados la principal red de Galicia

Se llama Ramiro Vázquez Roma, nació hace 42 años en Santo Tomé, un barrio de pescadores de Cambados, y nunca hasta ahora había sido detenido. Pero las fuerzas de seguridad lo habían señalado hace tiempo como el principal capo de la droga en Galicia. El Servicio de Vigilancia Aduanera (SVA) se ha anotado el éxito de detener a Vázquez Roma y a su esposa, dentro de una operación que ha permitido incautarse de unos 3.300 kilos de cocaína, parte de un cargamento que probablemente alcanzaba las cuatro toneladas.

Vázquez Roma, que hace unos años trabajaba de simple marinero, dirigía una potente organización de la que formaban parte algunos familiares que pudieron haber huido a Portugal, donde el presunto capo tenía intereses económicos. Entre sus socios también figuran conocidos empresarios de Arousa arrestados en otras operaciones antidroga, uno de ellos un industrial de Cambados y otro un comerciante que había operado con otras organizaciones y que hacía los contactos con los carteles colombianos para organizar los envíos de cocaína desde Suramérica.

En el barrio de Santo Tomé, donde residía, Ramiro Vázquez era un marinero más hasta que decidió dedicarse al tráfico de estupefacientes y montar un astillero en Portugal, cerca de Viana do Castelo, donde construía sus propias lanchas prototipo, más rápidas y ligeras que las tradicionales planeadoras. En los últimos meses proyectaba otra planta en la parroquia de Oubiña, en Cambados. Vázquez Roma tenía una representación de materiales de poliéster para hacer los cascos de las lanchas tipo zodiac que se emplean en el transporte de droga.

Su vida tiene ciertos paralelismos con su convecino de barrio José Ramón Prado Bugallo, Sito Miñanco, otro peso pesado que dio el salto al narcotráfico a finales de los ochenta, todavía encarcelado. Ambos emergieron de la pesca y el marisqueo y formaron su propia red para operar en el lucrativo negocio de los estupefacientes. También Miñanco construía sus propias lanchas en su astillero de Cambados.

Este escurridizo personaje fue detenido el lunes tras la captura, horas antes, de un alijo que formaba parte de un cargamento que se estima en 4 toneladas de cocaína. A la espera del pesaje definitivo de los más 112 fardos apresados en dos planeadoras y recuperados en el mar, la droga retirada del mercado supera los 3.000 kilogramos.

Aduanas llevó con absoluta discreción el arresto de Ramiro Vázquez y también de su mujer, Dolores Millán, así como el registro de su domicilio en el barrio marinero donde vivía el matrimonio con dos de sus hijos de corta edad. En total fueron detenidas 7 personas en tierra, entre Pontevedra y Arousa, después de que los tripulantes de las dos planeadoras que transportaban la cocaína fueron sorprendidos en plena navegación por un enorme despliegue de medios marítimos y aéreos del Servicio de Vigilancia Aduanera que peinaban la entrada de la ría.

Dado el mal estado de algunos fardos localizados y el embalaje con doble envoltorio para evitar la humedad, se cree que la droga intervenida podía llevar fondeada varios días. De hecho algunos paquetes recuperados tenían restos de agua.

Aduanas llevaba semanas en alerta esperando un inminente desembarco de cocaína en las costas de Galicia, según confirmaron fuentes de la investigación. La persecución dio al traste con la introducción de la droga en tierra y obligó a las lanchas a varar una en Bueu y otra en la boca del puerto de O Grove, en San Vicente do Mar.

La operación de Aduanas confirma que los narcotraficantes han vuelto a utilizar las rías de Pontevedra y Arousa para acercar sus planeadoras a la costa, un comportamiento que habían abandonado. La presión que ejercieron en su día los servicios de vigilancia en determinados puntos del litoral gallego obligó a los transportistas a utilizar lugares alternativos en Portugal. "Lo cierto es que nunca han abandonado del todo las rías gallegas y van alternando, con lanchas cada vez más potentes que es casi imposible interceptar", indicó un portavoz de los servicios antidroga de Pontevedra.

El ministro de Interior, Alfredo Pérez Rubalcaba, comentó ayer en Santiago que por ahora no hay datos que consoliden otro cambio de rutas y desembarcos por parte de las organizaciones en Galicia.

* Este artículo apareció en la edición impresa del martes, 30 de octubre de 2007.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50